Descubre el oasis secreto de Barcelona: un paraíso entre cuevas y saltos de agua

Barcelona, una ciudad famosa por su arquitectura modernista, su animada vida nocturna y su rica historia, también alberga una sorprendente cantidad de zonas naturales que deleitan a locales y visitantes por igual. Desde parques urbanos hasta reservas naturales, Barcelona y sus alrededores ofrecen una variedad asombrosa de entornos naturales que invitan a explorar y disfrutar de la belleza natural.

Image 76 19

Un paraíso entre cuevas y saltos de agua

Image 76 20

La capacidad asombrosa de la naturaleza nunca deja de maravillarnos. Gracias a sus dones, podemos deleitarnos con paisajes que en ocasiones parecen casi inalcanzables y que se quedan grabados en nuestra memoria de forma permanente. En España, contamos con una amplia variedad de lugares que impactan por su majestuosidad y extraordinaria belleza, convirtiendo a nuestro país en un auténtico paraíso. En Cataluña, específicamente, los viajeros pueden experimentar una porción de este rico patrimonio natural al adentrarse en uno de los paisajes más singulares de la región.

Hablamos del conjunto monumental de Sant Miquel del Fai, un sitio que lo tiene todo, situado a escasos 50 kilómetros de Barcelona. Se trata de un santuario impresionante enclavado en el valle del Tenes, entre imponentes formaciones rocosas y cascadas que superan los 100 metros de altura, formando lo que se conoce como el Espai Natural dels Cingles de Bertí. Este complejo ha sido reconocido como Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) por la Generalitat de Cataluña, y no es para menos, ya que ofrece una variedad infinita de rincones mágicos, como la ermita de Sant Martí del Fai, la iglesia troglodítica de Sant Miquel del Fai, el paso de la Foradada, el puente del Rossinyol, la entrada fortificada y el casal prioral. Todo esto se encuentra enmarcado por un entorno montañoso que incluye impresionantes caídas de agua.