Las muertes más controversiales de la realeza

Estamos acostumbrados a ver infinidad de muertes ficticias inventadas por artistas de la literatura, el cine y las series de televisión. Sin duda alguna, estas muertes nos ofrecen algunas de las escenas más emocionantes en algunos de los momentos más decisivos de nuestras ficciones favoritas, sin embargo, la realidad joven, sin ser menos impactante, a la vez se presenta como un espectáculo trágico que nos revela terribles hechos acontecidos con el paso del tiempo.

A continuación, nos ocuparemos de mencionar algunas de las muertes reales más indecorosas de la historia, las cuales llevarán al lector a una retrospectiva y miscelánea de hechos trágicos que, a pesar de estar ubicadas en situaciones muy diferentes, han hecho de esta colección algo que merece la pena ser conocida.

Catalina la Grande de Rusia

Catalina La Grande De Rusia

Su nick en las redes sociales podría ser sin dudas “La Grande”, si es que ella llegase a tener la oportunidad de vivir en esta época tecnológica. Esta soberana nacida en Prusia acometió la tarea de expandir el territorio del Imperio Ruso a lo largo de Europa, haciéndose una de las reinas más influyentes de su tiempo.

Pero su despedida fue un tanto inverosímil y hasta obscena, debido a que su muerte estuvo rodeada por historias de embriaguez y trastornos alimenticios, por lo que la soberana rusa nunca encontró la paz que apaciguara su espíritu. Esta mujer poderosa alcanzó su fin en 1796, pasando a la historia como una de las reinas más relevantes de su tiempo, pero a la vez como una de las muertes más inverosímiles en la que las causas de su direccionamiento a partir de la evidencia de los antecedentes, los cuales aún se encuentran en disputa.