Los fascinantes pueblos de Girona que te enamorarán a la primera visita

Girona y sus pueblos: la joya escondida de Cataluña, un tesoro que cautiva a cada visitante con su encanto medieval y paisajes pintorescos. Ubicada en el noreste de España, en la región de Cataluña, Girona se alza majestuosamente a orillas del río Onyar, con sus calles empedradas y edificios de colores que te transportan a un cuento de hadas. Pero lo que realmente hace que Girona sea un destino imperdible son sus pueblos circundantes, pequeñas joyas esparcidas por la región que añaden una dimensión única a la experiencia turística.

Los pueblos de Girona, son el alma misma de esta tierra. Desde Besalú, con su impresionante puente medieval, hasta Cadaqués, el pintoresco pueblo de pescadores que inspiró a Salvador Dalí, cada rincón cuenta una historia única. A continuación te contamos cuales son los pueblos más bonitos de Girona, esos lugares pintorescos, donde la arquitectura histórica se mezcla armoniosamente con la modernidad, y donde cada callejón emana la esencia auténtica de la vida catalana.

Santa Pau

Santa Pau

Descubre la encantadora maravilla medieval de Santa Pau, arraigada en el corazón de la comarca de la Garrotxa en la provincia de Girona. Rodeado por la exuberante naturaleza del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, este pueblo transporta a los visitantes a un cuento de hadas con su Plaza Mayor impresionante, dominada por un castillo y rodeada de arquitectura histórica de piedra.

La gastronomía de Santa Pau deleita con auténticos platos catalanes como el «cargol bover» y la «olla de porc.» La peculiaridad de Santa Pau se manifiesta en la «Fira de la Tòfona,» una feria dedicada a las trufas que atrae a entusiastas de la gastronomía de todo el mundo. Con su encanto medieval, exquisiteces culinarias y vínculo auténtico con la historia, Santa Pau se revela como un destino que captura la esencia de Girona, transportándote a otra época en este escenario idílico donde la tradición y la naturaleza convergen.