Sopa de cebolla a la francesa: receta de cuchara para pasar este frío

Con la llegada del frío, nuestros paladares buscan reconforto en recetas de cuchara. Entre las opciones, las sopas y cremas calientes son las protagonistas de la temporada. En este artículo, te presentamos una receta clásica y reconfortante: la «Sopa de cebolla a la francesa».

Se trata de un plato tradicional, delicioso y sencillo que puede servir como un primer plato en ocasiones especiales, como en la cena de Navidad, o como un plato único en una noche de invierno. Además, exploraremos la interesante historia que rodea a esta receta.

Sopa de cebolla: Un plato con historia

Sopa De Cebolla A La Francesa: Receta De Cuchara Para Pasar Este Frío

La sopa de cebolla tiene una historia rica y curiosa. Según Alexandre Dumas, el autor de «Los Tres Mosqueteros», era conocida como «una sopa muy querida de los cazadores, gente de mala vida y venerada por los borrachos». Es decir, este plato tenía un lugar especial en la cultura culinaria francesa, y era disfrutado por diversas capas de la sociedad.

Sin embargo, la historia de la sopa de cebolla no se detiene ahí. La versión moderna de esta receta, elaborada con pan seco, caldo de carne y cebollas caramelizadas, se conoce como «soupe à l’oignon gratinée» o sopa de cebolla gratinada. Su popularidad se atribuye a Estanislao Leczinski, antiguo rey de Polonia y un entusiasta de la gastronomía. Leczinski descubrió esta deliciosa sopa en una fonda francesa y quedó tan impresionado por su sabor que hizo todo lo posible por obtener la receta.

Con el tiempo, la sopa de cebolla ganó fama en la corte y se convirtió en un plato emblemático de las noches parisinas de juerga, tal como lo menciona Dumas en su obra.