Cómo hacer un pollo al ajillo con patatas rápido y fácil

El pollo al ajillo con patatas es un plato clásico de la cocina española que combina sabores simples pero deliciosos. La combinación de pollo tierno, ajo aromático y patatas suaves bañadas en una salsa de aceite de oliva es una verdadera delicia para el paladar. Además, su preparación es bastante sencilla y rápida, lo que lo convierte en una opción perfecta para una comida de entre semana o una cena especial con amigos y familiares. En este artículo, te guiaré a través de los pasos para hacer un pollo al ajillo con patatas rápido y rico que seguro te dejará satisfecho y deseando más.

Cómo Preparar Un Delicioso Pollo Al Ajillo Al Estilo Andaluz
Cómo preparar un delicioso pollo al ajillo

[nextpage]

Pollo al ajillo con patatas rápido y rico

Cómo Hacer Un Pollo Al Ajillo En Salsa Para Chuparse Los Dedos

Ingredientes

Para el pollo al ajillo:

  • 4 piezas de muslos de pollo (puedes usar otras partes si lo prefieres)
  • 8-10 dientes de ajo, pelados y cortados en láminas
  • 1/4 taza de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 taza de vino blanco seco
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharadita de pimentón (opcional para dar un toque de sabor)

Para las patatas:

  • 4-5 patatas medianas, peladas y cortadas en rodajas gruesas
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Perejil fresco picado para decorar (opcional)

Instrucciones

Preparación previa:

Lava y corta las patatas en rodajas gruesas y colócalas en un bol. Añade sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva. Mezcla bien para asegurarte de que todas las patatas estén cubiertas con aceite y sazón. Reserva.

Dorar el pollo:

En una sartén grande o una cacerola a fuego medio-alto, calienta el aceite de oliva. Añade los muslos de pollo y dóralos por todos lados hasta que estén dorados y crujientes, aproximadamente 5-7 minutos por cada lado. Sazona con sal y pimienta al gusto.

Retirar el pollo:

Una vez que el pollo esté dorado, retíralo de la sartén y colócalo en un plato aparte.

[/nextpage][nextpage]

Añadir el ajo y pimentón (opcional):

Ingredientes Para Hacer Pollo Al Ajillo

En la misma sartén, agrega las láminas de ajo y la hoja de laurel. Si deseas un toque de sabor ahumado, puedes añadir el pimentón en este punto. Saltea el ajo durante unos minutos hasta que comience a dorarse y a liberar su aroma delicioso.

Deglasar con vino blanco:

Vierte el vino blanco en la sartén con el ajo y el laurel. Remueve bien para raspar cualquier sabor que se haya pegado en el fondo de la sartén. Cocina a fuego medio durante unos minutos para reducir el vino a la mitad.

Regresar el pollo:

Vuelve a colocar los muslos de pollo dorados en la sartén junto con los jugos que hayan soltado en el plato.

Cocinar el pollo:

Reduce el fuego a medio-bajo, cubre la sartén con una tapa y cocina durante aproximadamente 20-25 minutos, volteando ocasionalmente el pollo. Asegúrate de que el pollo esté bien cocido y que los jugos salgan claros cuando lo pinches con un tenedor.

Cocinar las patatas:

Mientras el pollo se cocina, puedes preparar las patatas. Precalienta el horno a 200°C (390°F). Extiende las rodajas de patata en una bandeja para hornear y colócalas en el horno durante unos 20-25 minutos o hasta que estén doradas y crujientes.

[/nextpage][nextpage]

Servir:

Cómo Preparar Un Delicioso Pollo Al Ajillo Al Estilo Andaluz

Una vez que el pollo y las patatas estén listos, sírvelos en un plato grande. Puedes esparcir perejil fresco picado por encima para darle un toque de color y frescura. El pollo al ajillo con patatas se sirve mejor caliente.

Este delicioso plato de pollo al ajillo con patatas es una maravillosa manera de disfrutar de los sabores auténticos de la cocina española en la comodidad de tu hogar. La combinación de ajos dorados, pollo tierno y patatas crujientes en una salsa de vino blanco es simplemente irresistible. Puedes acompañar este plato con una ensalada fresca o una baguette crujiente para una comida completa y satisfactoria.

[/nextpage][nextpage]

El Pollo al Ajillo: Un Clásico de la Gastronomía Española

Cocina

La gastronomía española es conocida por su diversidad de sabores y platos auténticos que reflejan la riqueza cultural y geográfica del país. Uno de los platos más emblemáticos y deliciosos es el «pollo al ajillo», una preparación sencilla pero llena de sabor que ha conquistado paladares en todo el mundo.

Orígenes del Pollo al Ajillo

El pollo al ajillo tiene profundas raíces en la tradición culinaria española. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuándo ni dónde se originó esta receta, su popularidad se ha mantenido constante a lo largo de los años. Cada región de España tiene su propia variante de pollo al ajillo, lo que demuestra la versatilidad de este plato.

La receta básica de pollo al ajillo consta de pollo troceado, ajos, aceite de oliva, perejil, vino blanco y especias como pimentón, pimienta y sal. La magia de este plato radica en cómo estos ingredientes se combinan y cocinan para crear una explosión de sabores en cada bocado.

[/nextpage][nextpage]

Cómo Hacer Un Pollo Al Ajillo Paso A Paso

Cada región de España ha aportado su propia interpretación del pollo al ajillo. En Andalucía, por ejemplo, es común agregar guindilla para darle un toque picante. En Castilla y León, se emplea pimentón de la Vera para dar un sabor ahumado característico. En Cataluña, a menudo se añade almendra molida para darle una textura única. Estas variaciones reflejan la diversidad de la gastronomía española y su capacidad para adaptarse a los ingredientes y gustos locales.

Acompañamientos Tradicionales

El pollo al ajillo se sirve comúnmente con un acompañamiento de pan crujiente, ideal para mojar en la deliciosa salsa de ajillo. También es común servirlo con patatas o arroz, lo que ayuda a absorber los jugos y a complementar el plato.

Aunque es un plato que se puede disfrutar en restaurantes de toda España, el pollo al ajillo es también un favorito en las cocinas caseras. Su preparación sencilla y los ingredientes fáciles de conseguir lo hacen accesible para cocineros aficionados que deseen probar una auténtica delicia española en la comodidad de su hogar.

El pollo al ajillo es un claro ejemplo de la riqueza de la gastronomía española, donde ingredientes simples se convierten en una experiencia culinaria inolvidable. Su sabor único y su versatilidad lo han convertido en un clásico que sigue siendo amado por generaciones en España y más allá. La próxima vez que tengas la oportunidad de disfrutar de este plato, no dudes en hacerlo y deleitarte con la magia de la cocina española. ¡Buen provecho

[/nextpage]