lunes, 4 marzo 2024 21:30

Las campeonas del mundo se juegan su carrera en el desafío a la Federación

Parece que a pesar de la dimisión del expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) la crisis interna posterior al «pico» de Rubiales sigue teniendo consecuencias. Después de la decisión de las campeonas del mundo de no acudir a las convocatorias de la selección hasta que no hubiese «cambios estructurales» en la institución, y la reafirmación de que la salida del presidente no es un cambio suficiente, la nueva entrenadora, Montse Tome, ha decidido convocar a varias de ellas para la Liga Europea de Naciones.

La lista de jugadoras incluye nombres como Alexia Putellas, Olga Carmona, Athenea del Castillo y Eva Navarro, que se han presentado al hotel de la convocatoria pero que no han dado declaraciones. De momento sus comunicados en redes aseguran que mantienen su posición, aunque matizan que evaluarán cuál es la mejor decisión para seguir avanzando en sus exigencias.

«Las Jugadoras de la selección absoluta femenina de fútbol quieren manifestar, a raíz de la convocatoria y la posterior rueda de prensa de la nueva seleccionadora nacional, Montse Tomé, lo siguiente: Lo expresado en nuestro comunicado del 22 de septiembre de 2023 [en referencia al día 15], deja claro y sin ninguna opción a otra interpretación nuestra firme voluntad de no ser convocadas por motivos justificados. Estas afirmaciones siguen plenamente vigentes», sentencian en el texto compartido por las redes de las jugadoras.

Es una situación delicada para las jugadoras, y las consecuencias pueden ser severas. No solo pasan por una importante sanción económica, sino que se les puede retirar de la RFEF e incluso pedir a la FIFA una medida que no las deje jugar a nivel internacional. Es verdad que la crisis comunicacional que esto puede causar puede ser más que indeseable para una federación que mantiene aún figuras «rubialistas» en posiciones de poder. 

De momento, con el Consejo Superior del Deporte intentando que se tranquilice la situación y que España y la Federación puedan volver a enfocarse en la campaña para acoger el mundial centenario en 2030, no hay forma de saber con exactitud lo que puede pasar. Pero lo que parece evidente en medio de la crisis actual es que la imagen tanto del deporte rey como del país están bastante afectadas por la situación, una mala señal para un país que quiere acoger la cita más importante de la categoría.

JENNI HERMOSO EXPLOTA EN REDES

Mientras tanto la jugadora que protagonizó, contra su voluntad, la controversia que inició la situación sí ha declarado tras la convocatoria que no la incluye. Jenni Hermoso ha sido más que frontal en un texto, en español y en inglés, donde apunta a la institución directamente asegurando que desde la misma no se han hecho esfuerzos para protegerla, e incluso poniendo en duda que la convocatoria fuese segura para sus compañeras. 

«Me gustaría dejar algo muy claro, hoy se ha intentado argumentar que el ambiente sería seguro para mis compañeras cuando en la misma rueda de prensa se comunicó que no me convocan para protegerme. ¿Protegerme de qué? ¿O de quién?», escribe la jugadora del Pachuca de México dejando clara no solo su molestia, sino poniendo en tela de juicio la capacidad de la federación para tomar medidas de protección reales. 

«Las jugadoras tenemos muy claro que es otra estrategia de división y manipulación para intimidar y amenazarnos con repercusiones legales y sanciones económicas. Otra prueba indiscutible de que nada ha cambiado a día de hoy y que confirma la razón por la que estamos luchando y cómo lo estamos haciendo», sentencia Hermoso en otra parte del texto.

PARTIDOS COMPLICADOS EN VARIOS FRENTES PARA LA FEDERACIÓN Y LA SELECCIÓN

Este nuevo episodio del drama ocurre en un mal momento para la RFEF y para la selección. No solo es que entren a otro torneo con un drama extradeportivo que puede generar problemas en la cancha, sino que además cuando desde el gobierno y desde el CSD parecía haberse asumido el problema como superado todo indica que puede alargarse al menos por unas semanas más, con las instituciones externas a la federación haciendo presión para unas elecciones que superen la crisis.

Pero es también importante recordar que la presión debe ser delicada. La FIFA y la UEFA hasta ahora no han intervenido pero pueden considerar alguna medida directa como injerencia en la federación, lo que puede dejar a los equipos españoles fuera de las competiciones internacionales. Considerando que no solo se busca participar en estas, sino asumir un mundial próximamente es evidente que desde el Estado esto tampoco es una situación deseable.

La crisis también ha manchado los buenos resultados recientes de la contraparte masculina de las campeonas del mundo. A pesar del comunicado del equipo leído por Morata se siguen pidiendo decisiones más certeras, aunque tanto los jugadores como su seleccionador parecen más interesados en pasar la página lo más rápido posible. Con la nueva crisis por la convocatoria sería normal que volvieran a tener el foco encima en los próximos días.