Quantcast

Los jóvenes se ríen del bono cultural: en esto se gastan el dinero del Estado

En 2023 el bono cultural seguirá entre los jóvenes. Este es un plan de medidas para este tipo de la población que, a través de los distintos departamentos, organismos y ministerios del Estado, ofrecen cada año hacia los que son una amplia variedad y cantidad de prestaciones, apoyos económicos, programas y ayudas públicas. Pero aquí se ha topado con la picaresca española.

Uno de esos incentivos tiene que ver, como decimos, con el denominado como bono cultural joven que entró el pasado verano, y el cual es una tarjeta que tiene el propósito de permitir a los jóvenes que cumplan la mayoría de edad (en 2022 y 2023) conseguir un total de 400 euros para gastar en actividades y productos culturales.

O lo que es lo mismo; todas las personas que cumplen la mayoría de edad en el año en curso pueden pedir el bono cultural joven, que busca promover el consumo de productos culturales en esta parte de la población.

Es una ayuda de 400 euros: 200 euros para espectáculos en directo (como conciertos, cine y teatro), 100 euros en productos físicos (libros, DVD, Blue-Ray…) y 100 euros en productos online (por ejemplo, ebooks o suscripciones a plataformas).

Con todo, la medida fue muy bien recibida inicialmente, a priori, por los beneficiarios de esta ayuda pero que, a la vez, provocaba las inmediatas críticas de los partidos de la oposición, que veían en este Bono Cultural Joven únicamente una medida económica con la que el Ejecutivo nacional intentaba ‘comprar’ el voto de los más jóvenes del país, a través de las cosas que más les atraen.

La picaresca española se aprovecha del bono cultural joven

En esas, y como ya se estableció durante la pasada convocatoria, para conseguir esta ayuda tendremos que hacer los trámites a través de la propia plataforma del gobierno. En dicha plataforma los jóvenes podrán conocer qué entidades estarán suscritas a esta ayuda, pudiendo gastar el dinero únicamente en aquellas que participen en la iniciativa.

El importe de la ayuda, en caso de aprobarse, será ofrecido a través de una tarjeta prepago virtual intransferible a nombre del joven que lo solicitó, y podrá usarse únicamente siguiendo los límites descritos.

En total, y según los datos del propio Gobierno, casi 300.000 jóvenes españoles solicitaron este bono cultural joven para beneficiarse de esta ayuda año a año, aunque lo cierto es que, más allá de los requisitos, son muchos los que hicieron ‘pillerías’ para su propio beneficio.

Los beneficiarios deciden revender sus adquisiciones por medio del bono cultural joven

Porque sí; respecto a los servicios solicitados, las preferencias han sido claras: cine y videojuegos, según los datos recogidos por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Desde que a finales de octubre concluyera el plazo de solicitud del Bono Cultural Joven, se han realizado un total de 99.371 operaciones en los establecimientos adheridos en España (a 18 de diciembre de 2022), lo que supone una inversión total de 3.626.943,51 euros en el sector cultural.

En ello, y según las informaciones, en internet hay numerosos anuncios publicados en plataformas como la de Wallapop, sobre todo videojuegos y series, que han sido adquiridos utilizando este bono cultural y donde el propietario decide revenderlos, incluso en muchos casos totalmente precintados, y todo para intentar materializar la cuantía del bono.

bono cultural joven

Esta ayuda ha resultado ser un fracaso, pero continuará en 2023

De hecho, los hay títulos como el FIFA 23, que se encuentra «adquirido con el bono cultural«, como reconocen y anuncian en el mismo anuncio, o donde se hallan episodios de Juego de Tronos prácticamente en estado nuevo y únicamente consultados una sola vez.

Es entonces cuando decimos que, desde que se anunció la medida, el tránsito del bono cultural joven no ha sido precisamente plácido… ni mucho menos.

Y es que, según las estadísticas publicadas por Google Trends, en los últimos meses las búsquedas en internet de «cómo vender en Wallapop» aumentaron un 43% en España, tendencia que se mantuvo hasta el 1 de octubre. Así, en los últimos tiempos, los anuncios en Wallapop de productos que han sido adquiridos por medio de esta ayuda se han multiplicado en esta plataforma de compra-venta.

«Vendo cajas con todos los episodios de cada temporada de Juego de Tronos. Es prácticamente nuevo y la razón es que me dieron el doble gracias al bono cultural» se lee en un anuncio. «Libros comprados con el bono cultural, consultados una vez, prácticamente como nuevos» dice otro…

De todos modos, y a pesar de reflejarse como un fiasco a grandes miras, lo que sabemos es que el Ejecutivo seguirá apostando por esta ayuda para este 2023, donde se espera que otros 500.000 jóvenes puedan acceder a la ayuda, aunque todavía está por definir.