Por qué debes reiniciar Android una vez a la semana

Existen muchos mitos en torno al tema de reinicio de los teléfonos móviles con tecnología Android, surgen muchas dudas, ¿es conveniente reiniciarlo? ¿Cada cuánto se debe reiniciar? ¿Cómo afecta el reinicio el normal funcionamiento del Android? Y lo único cierto es que la tecnología Android puede fallar, la tecnología a veces falla y con más frecuencia de la que creemos y queremos, a veces la única solución para estas fallas está en el reinicio.

Sin embargo, los dispositivos móviles han llegado a alcanzar una madurez increíble en poco tiempo, son capaces de solucionar sus propios problemas, tanto de carga como de memoria, incluso pueden limpiar sistema para mantenerse operativo por mucho más tiempo, y aunque no lo veamos, son capaces incluso de anticiparse, abrir determinadas aplicaciones o funciones antes de que lo solicitemos, ante este escenario, muchos se preguntan si todavía es necesario reiniciar el móvil.

A continuación te contamos las razones por las que debes reiniciar tu Android y te explicamos la razón de ser de los mitos que han surgido en torno a esta práctica.

¿Cuál es la mejor decisión?

¿Cuál Es La Mejor Decisión?
¿Cuál es la mejor decisión?

Después de haber analizado por aspectos positivos y negativos de reiniciar el móvil, la respuesta sigue siendo la misma que comentamos al principio, depende del problema que quieras solucionar, es decir, con los avances de la tecnología Android reiniciar el dispositivo parece una tontería porque el mismo dispositivo te indicara cuando debes hacerlo, incluso algunas marcas así lo han preestablecido.  Pero hay quienes sostienen que  reiniciar el dispositivo puede beneficiar el normal funcionamiento del Android, elimina memoria cache, mejora el rendimiento de la batería e incluso ayuda con las actualizaciones del sistema.

Ante estos dos escenarios, los expertos siguen manteniendo la posición de que reiniciar el móvil no afecta ni positiva ni negativamente el funcionamiento del Android, por lo que la decisión queda en tus manos.