Los trucos para que dormir sea algo tan fácil como respirar

Dormir es una de las necesidades básicas de todo ser humano. Eso es un hecho. Y aunque no existe todavía un consenso científico total que determine las horas diarias exactas que tenemos que dedicar a dormir para que nuestro cuerpo realice todos los procesos que lleva a cabo durante las horas de sueño, los estudios indican que se encuentran entre las seis y las ocho horas como mínimo.

Pero aunque dormir es una función básico de todo organismo (y si lo haces desnudo, todavía mejor), algunas personas todavía tienen serios problemas para conciliar el sueño como es debido. Precisamente para este grupo de personas hemos elaborado este reportaje, en el cual vamos a detallar diferentes rutinas y métodos que te ayudarán a dormir mejor. ¡Comenzamos!

Cenar poco antes de dormir

10 Recetas De Jordi Cruz Y Chicote Que Triunfarán En Año Nuevo

Dormir con el estómago lleno es una mala decisión. De entrada, resulta complicado dormir profundamente cuando nuestro cuerpo está realizando uno de los procesos más complejos y prolongados de todos los que es capaz de efectuar: la digestión.

Cuando tu cuerpo está en dicha fase, se ponen en funcionamiento multitud de órganos vitales (riñones, hígado, etc.) que trabajan para extraer los nutrientes de los alimentos ingeridos, los cuales deben ser asimilados y deshechos durante ese proceso. Y por eso mismo, es muy difícil dormir en esas condiciones, ya que además si lo hacemos es fácil que se produzcan problemas derivados de esto, como acidez de estómago.