Quantcast

Maneskin empezará el año intentando llevar el rock a las discotecas

Hace ya dos años que la banda de glam rock italiana Manëskin apareció en nuestras vidas cubierta de cuero en Eurovision para ganar el concurso con una canción que tenía más que ver con los 80 que con la actualidad. Desde aquella explosiva ‘Zitti e buoni’ que gano el concurso el grupo ha mostrado un nivel importante de evolución y el año que viene su tercer disco de estudio, titulado simplemente ‘Rush’ tiene todo para ser un nuevo salto adelante en el género. 

Es que en vez de dormirse en los laureles y repetir su mismo sonido el grupo ha buscado dar una vuelta de tuerca. Recurriendo al superproductor pop Max Martin, el hombre de los controles detrás de los grandes éxitos de Britney Spears y los Backstreet Boys. Es una medida sorpresiva que demuestra que el objetivo del grupo es bastante evidente: Conquistar al mundo un riff de guitarra a la vez. 

MANESKIN LO CONSIDERA EL DEBUT INTERNACIONAL

El vocalista de la agrupación ha descrito el próximo disco como su ‘debut internacional’, el disco que les abra del todo la puerta más allá de Europa. Es que aquí ya son todo un fenómeno, capaz de llenar estadios y de tener buenas posiciones en el cartel de festivales como el Primavera Sound (Son aún más grandes en Italia). 

Probablemente, sea por ello que han reclutado a la figura de Martin. Se trata de uno de los productores más exitosos de la historia del pop. Lo cierto es que las primeras dos pruebas que han dado de esto han funcionado bastante bien. Aunque lejos de repetir el éxito de su cover de ‘Beggin’ o de la explosiva ‘I Wanna be your Slave’, los primeros sencillos del nuevo disco sí que muestran sus apuestas por un nuevo sonido.

Mammamia’ tiene una línea de bajo que no se siente demasiado lejana a una pieza de pop de algún antro oculto en Las Vegas, la guitarra de ‘Supermodel’ parece una versión más distorsionada de una canción de Maroon5 y ‘The Loneliest’ es una potente balada que no se sentiría fuera de lugar en la voz de una artista como Beyoncé o Ariana Grande. Es un cambio de la banda que apareció rompiendo con la estética Eurovisión en el retorno del festival en 2021.

A LA CABEZA DEL NUEVO ROCK EUROPEO

Lo cierto es que la banda no solo está representando su sonido sino la vertiente europea de una importante resurrección del rock. Mientras que en el mundo anglosajón esto se ha decantado por sonidos relacionados con el pop punk, ese de grupos como Blink-182 y Green Day, los sonidos en Europa se han acercado más al indie, en países como España, y el glam en otros territorios.

Lo cierto es que no deja de ser llamativo ese retorno de las guitarras a las listas de éxitos, pero es interesante saber que para Maneskin el objetivo va más allá. Aún parece complicado imaginar la voz de Damiano David, vocalista del grupo, sonando en la pista de baile tras las voces cargadas de autotune de Bad Bunny y Quevedo. Pero lo cierto es que quizás más que eso la idea es empujar a que otros artistas del rock busquen sonidos más bailables.

En la práctica no fue hace tanto qué grupos como Franz Ferdinand, los Arctic Monkeys o The Killers podían colarse en la lista de reproducción de un Dj. Pero hoy son muy pocas las bandas que apuntan por este público, con solo algún grupo de indie demasiado valiente intentando retomar esta parte de las raíces del género.

Ya no queda nada para ver el nuevo intento de la banda para lograr este objetivo. Si bien no parece demasiado fácil estamos hablando de Maneskin, y si ganaron Eurovision con una canción sobre la depresión italiana todo es posible.