Quantcast

El Gobierno de España apuesta por el fútbol para «blanquear» su relación con Qatar

El Mundial de Fútbol que se encuentra celebrándose actualmente en Qatar se ha convertido en una fuente de conflicto internacional. Un conflicto en el que ahora la política española, y en especial el Gobierno de Pedro Sánchez, parece haberse involucrado de lleno, después de que el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, haya mantenido un discurso «suave» respecto al país, en un encuentro con su homólogo qatari.

A pesar de que el fútbol, y especialmente la celebración del Mundial de Fútbol es, históricamente, un nexo de unión entre países, lo cierto es que la celebración del Mundial de Qatar, que se produce actualmente, ha tenido mayor relevancia política que deportiva. Y es que las constantes violaciones del derecho internacional del país, unido a las fuertes restricciones impuestas por Qatar a la hora de celebrar este evento, han hecho que muchos cuestionen la propia celebración del Mundial en un país en el que mujeres y colectivo LGTBI siguen sufriendo constantes cortes de libertades.

Una situación ante la que el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, parece no haber dudado en «blanquear» la situación del país qatari, reuniéndose con su homólogo del país a través de una llamada telefónica, y defendiendo posteriormente, a través de las redes sociales, la «oportunidad» que el Mundial representa a nivel internacional para un acercamiento de «culturas».

«Deseo que este Mundial de Fútbol, el primero en un país árabe, mantenga los valores del deporte, y sea puente entre culturas» ha destacado el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, José Manuel Albares en un mensaje de Twitter, en el que ha informado de su «conversación» con su homólogo, Mohamed bin Abdulramán Al Zani, con quien ha abordado las relaciones bilaterales con España, a la vez que «defendido» la celebración del Mundial en Qatar, a pesar de las implicaciones políticas de esta celebración deportiva a nivel internacional.

LAS RELACIONES DE ESPAÑA CON QATAR

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y las palabras del ministro Albares podrían estar más inclinadas a favorecer las relaciones comerciales y económicas de España con Qatar, más allá del interés real del Gobierno de España por el significado «cultural» del Mundial de fútbol.

«Las relaciones entre España y Qatar son buenas» destaca el ICEX que, sin embargo, reconoce ciertas fricciones entre ambos países. «Existe una relación cercana entre las monarquías, a pesar de la neutralidad española ante el bloqueo a Qatar y la falta de visitas de Estado durante los años de conflicto». Una falta de visitas que, sin embargo, parece no haber afectado al turismo, ya que el propio portal informativo del ICEX destaca que muchos son los qataríes que visitan de forma frecuente España, tanto por el fútbol, como por el clima o la cultura, teniendo muchos de ellos propiedades en ciudades como Barcelona o Marbella.

Unas relaciones que también se mantienen a nivel empresarial, habiéndose encontrado un equilibrio entre el interés de Qatar con respecto al interés empresarial español. «Tradicionalmente, las relaciones bilaterales de negocios estaban sesgadas hacia el lado español» se reconoce. Sin embargo, «la salida de constructoras e ingenierías españolas del país, así como la importancia de las inversiones de Qatar en grandes empresas españolas, está equilibrando la balanza hacia el interés qatarí en España».

Un interés que el ministro de Asuntos Exteriores parece querer mantener a toda costa de cara al Gobierno de Qatar. Aunque ello parezca implicar el «blanqueamiento», por parte del Gobierno de España, de la actual situación que atraviesa el Mundial de fútbol en el país, fuertemente criticado a nivel nacional por su violación constante de los derechos humanos.