Quantcast

DGT: Así debes colocar los retrovisores para no tener puntos ciegos

La visibilidad en la conducción es primordial. Ver y ser visto es clave para circular seguro por las carreteras, donde, a veces, elementos incontrolables por los usuarios de las vías, como la lluvia o la niebla, son los que impiden una conducción segura. Es por esto que la DGT ha querido profundizar en los que se denominan puntos ciegos al conducir.

Para ello, y que no tengamos problemas al montarnos en el coche a la hora de desplazarnos, el propio organismo vial ha presentado una serie de consejos aptos y muy hábiles para todos con el fin de ir lo más seguros posibles. En ello, gran parte lo centran en los espejos retrovisores, los cuales hay que colocar en una posición correcta. Lo repasamos.

¿Qué son los puntos ciegos en los que pone atención la DGT?

Puntos ciegos dgt qué son

En otras ocasiones, la situación de algunos componentes del vehículo, como las luces de posición o los diferentes puntos ciegos del automóvil, impiden advertir de nuestra presencia o tener una buena visibilidad del resto de coches.

En este contexto, cabe mencionar los que son estos puntos ciegos, que son aquellos en los que el conductor no puede ver al resto de automóviles que circulan por la carretera. ¿A quién no le ha pasado que tras mirar por los retrovisores antes de adelantar, justo al iniciar la maniobra se da cuenta de que tiene otro coche en paralelo?

La existencia de estos puntos se encuentra en la geometría. Nuestro campo de visión viene delimitado por la línea recta que sale de nuestro ojos, que se refleja en la superficie del espejo retrovisor y rebota hacia atrás. De forma, y como menciona la DGT, que sólo vemos lo que muestra el espejo, todo lo demás, en ese momento, es invisible para el conductor. Esta zona sin visibilidad reducida se encuentra en los laterales de nuestro vehículo.