Quantcast

Dorian encabeza la conquista indie del Wizink Center

Un día antes que La M.O.D.A. tome la misma tarima, algunas semanas antes de Viva Suecia y casi un año antes que Love Of Lesbian los miembros de Dorian reclamaron para el indie la tarima del Wizink Center. El espacio, que es ya una de las tarimas más importantes de Europa, acogió por más de dos horas de fiesta al grupo catalán que celebró toda su carrera.

Es que su set, que cerraba la gira ‘Ritual’ que promociona el disco del mismo nombre, se paseó por algunas de sus canciones más importantes. Un retorno como artistas en solitario que disfrutaron tanto como su público, y que les permitió un importante baño de masas tras la pausa pandémica, que hizo más largo de lo esperado el tiempo de espera desde su disco anterior, ‘Justicia Universal’ de 2018.

Fue una demostración del potencial del grupo, no solo para atraer gente, aún con un aforo reducido llenar el Wizink Center es complicado, sino del control que ya tienen sobre su audiencia. Mark Gili y los demás supieron pasearse por los picos y los valles necesarios para mantener a la audiencia enganchada por un concierto tan largo como el que regalaron a los presentes.

UN REPASO Al CATÁLOGO DE DORIAN

Aunque le dieron prioridad a los temas del reciente ‘Ritual’ Dorian se tomó el tiempo de repasar algunos de las canciones más recordadas de su extensa carrera. Abriendo con la potente ‘Mundo Perdido’, canción que abre su más reciente larga duración, y pasando por canciones como ‘La Isla’, ‘No Dejes que pase el tiempo’ y ‘Arrecife’ el grupo se vio cómodo en todo momento.

Pero además esa comodidad los llevó a atreverse a compartir tarima con algunos pesos pesados de la escena indie. Aunque los colaboradores del disco, como Ana Mena o Pimp Flaco, no estuvieron presentes si que se pasearon por la tarima Abraham Boba de Leon Benavente, que le dio un nivel extra de explosividad a ‘Tornado’ y la estrella ascendente de Dani Costas presto su voz al himno feminista ‘Techos de cristal’.

Pero los momentos más celebrados del concierto vinieron cerca del cierre. Desde la explosión bailable de ‘Dual’, la potente interpretación de ‘Cualquier Otra Parte’ y llegando al cierre con ‘Energía Rara’, el grupo demostró estar capacitado para correr una maratón. Fue una última media hora con un derroche de energía tal que si el grupo decide aplazar su retorno a Barcelona un par de días para descansar estará más que justificado.

UNA CONSAGRACIÓN MERECIDA

Como el vocalista lo recordó varias veces durante el show el concierto del Wizink más allá de un derroche puntual de talento es una consagración a uno de los pocos grupos realmente independientes de la escena española. Desde un principio Dorian han trabajado a su ritmo y con el tipo de música que les gusta y el premio ha sido un público leal que lleno el recinto y los acompaño cantando, saltando y bailando durante las dos horas de recital.

Hace poco, en una entrevista en este mismo diario, Gili señalaba que para llenar un recinto como el Wizink Center se necesita tener oyentes de todas las edades, y eso se notó en la pista del antes palacio de los deportes. Aunque el grupo tiene varios fanáticos por encima de los 40, tampoco faltaba alguno de la generación z subiendo videos del concierto a Tik Tok. El grupo ha conseguido esa complicada quimera de conseguir nuevos fanáticos sin perder a los que han hecho en el camino, y eso tiene supremo

Ahora le toca al resto de la escena indie ver si puede repetir el éxito en ese recinto. Mientras tanto, los de Dorian no van a detenerse. Si bien este concierto cerró su gira española, ahora apuntan a conquistar América, y más temprano que tarde seguramente escucharemos más de ellos.