Quantcast

Spotify y el formato físico permiten a los artistas volver a apostar por los discos

Si has leido noticias musicales en estos días es posible que hayas notado que la mayoría gira en torno al nuevo disco de Taylor Swift. Es el mismo caso de hace unos meses con Rosalía, los Arctic Monkeys o Bad Bunny, pero en todos se suma un factor: Después de años hablando de sencillos hemos vuelto a hablar de discos completos, y se lo debemos a Spotify. 

A diferencia del modelo de ventas por canción de iTunes, o las descargas de los sistemas P2P, Spotify permite que el oyente escuche los trabajos completos de forma mucho más cómoda. Esto parece haber funcionado como incentivo para que los artistas vuelvan a los discos completos. De hecho cada vez más vemos casos de músicos que prescinden del todo del single, el caso de Swift, o que los lanzan muy poco tiempo antes para presentar la estetica de la nueva etapa, como hicieron Rosalía o los Arctic Monkeys.

También hay un incentivo económico. La reproducción de las 10 o 12 canciones de un disco generan más ingreso para un artista que una reproducción suelta de un sencillo, quizás por eso se ven de vuelta los interludios entre canciones en algunos trabajos. No es casual que figuras como Drake sobrecarguen sus discos con cada canción que tengan en su gaveta, aun cuando terminen creando discos más bien sosos. 

EL REGRESO DEL VINILO

Lo cierto es que la facilidad que presenta Spotify para escuchar discos ha tenido otra consecuencia importante. Quizás porque pueden escucharlos desde antes, quizás por la calidad del audio o por la posibilidad de tener su música en las manos, pero el formato físico, en especial los discos de Vinilo, han vuelto a ser una de las opciones predilectas de los melómanos y para los artistas es una opción mucho más valiosa. 

Es una medida lógica si se toma en cuenta que una reproducción de un tema por Spotify genera apenas 0,003 dólares para el artista. Es un monto que además deja guindando a los músicos que tienen cientos de miles de reproducciones en lugar de millones. Pero con un disco de vinilo pueden estar recibiendo hasta el 40% del precio de venta dependiendo del sitio. Son puntos que hacen que los músicos presten atención a este formato mucho más que antes.

Esto no quiere decir que ignoren otros medios de distribución, o que ya no dependan de las presentaciones en vivo para vivir, pero si es una forma de que sus ingresos aumenten por encima de lo que eran. Sin embargo, sigue tratándose de un nicho menor al que consume su música de forma digital sea a través del servicio que sea. 

LOS DISCOS QUE MÁS SE HAN ESCUCHADO EN SPOTIFY

No son pocos los artistas que este año se han beneficiado de este fenómeno. Taylor Swift es la más evidente ocupando los 10 primeros lugares del hot 100 de Billboard de esta semana. Pero nombres como Rosalía, Billie Eilish y C. Tangana han presumido trabajos completos que han trascendido muchos más que sus canciones sueltas. 

Por supuesto sería tonto desestimar el poder del sencillo en la era digital, después de todo es de lo que se alimentan artistas como Bizarrap o Quevedo viven principalmente de lanzamientos sueltos, y Nathy Peluso se ha mantenido lanzando canciones sueltas y colaboraciones desde su ‘Calambre’ de 2020.

Pero también es complicado ocultar que los hábitos de los oyentes están volviendo a cambiar. Poco a poco parece que la industria está notando esto con apuestas recientes de las grandes disqueras apuntando hacia artistas que trabajan discos completos. No son casuales fenómenos como Olivia Rodrigo que han salido de Disney para lanzar discos completos.

De todos modos la forma en que consumimos la cultura, desde el cine a la música, cambia todos los días, por lo que no sería extraño ver más cambios a futuro. Los últimos meses también han demostrado que Tik Tok puede ser suficiente para crear un hit, por lo que este cruce de tendencias puede ser interesante.