Quantcast

Qué es un friso

Un friso puede ser muchas cosas, porque existen diferentes acepciones sobre este término, y no tienen el mismo significado, los hay en la arquitectura, en decoración, en literatura, y se pueden elaborar con distintos materiales, además, el término friso tiene una aplicación especial en la enseñanza infantil, por eso hoy te vamos a explicar sus distintos significados.

¿Qué es un friso?

¿Qué es un friso?

Es una expresión que proviene del latín frisum y que en el ámbito de la arquitectura se usa para designar a la parte ancha de una sección central presenta en un entablamento, pudiendo ser de aspecto liso, como era utilizado por la arquitectura corintia o jónica, o encontrarse decorado usando bajorrelieve.

De manera general, se trata de una pared sin columnas que se ubica sobre la viga principal o arquitrabe, y que se cubre por las molduras que salen de la cornisa. Pero, como dijimos antes, se trata de un término que se usa en muchas áreas, y explicaremos varios de ellos.

Friso en decoración interior

En un espacio interior, como una habitación, es la parte de la pared que queda sobre la moldura para los cuadros, y debajo de la cornisa o moldura del techo. También, por extensión, se denomina friso a la larga banda decorativa de una pared que puede hacerse con paneles, y que puede ser pintada o esculpida o hasta caligrafiada en un sitio que se encuentra encima del nivel de la vista.

En decoración interior es posible encontrar representaciones de escenas en secuencia, incluso en paneles separados. Normalmente, entre los materiales que se usan para elaborarlo se encuentran la madera tallada, la escayola o yeso, o cualquier otro material que se pueda emplear en decoración.

¿Un cuento infantil puede representarse en un friso?

Si. De hecho, una de las acepciones del término es la de ser un prototipo escrito o gráfico con forma de acordeón, en el que se ilustra de forma consecutiva un tema, o en el que aparecen una cantidad de dibujos, que se usan para exponer ideas y hacer vínculos mentales, llevando un hilo conductor, bastante similar al de una historieta o cuento.

¿Qué materiales son necesarios para elaborar un friso como éste?

Los artículos que necesitas probablemente ya lo tienes en tu propia casa, porque lo que se requiere son revistas, lápices de colores, marcadores, cinta americana transparente, pega de cualquier tipo y unas tijeras. Ahora lo que tienes que hacer es poner a volar tu imaginación.

¿Qué es un friso cronológico?

Hacer un friso cronológico es ir colocando hechos históricos sobre una línea que representa el transcurso del tiempo, que puede ser expresado en siglos, años, meses o incluso días. De manera que el cronológico se usa para ordenar unos determinados acontecimientos o hechos históricos, dándole una secuencia en el tiempo.

Por ejemplo, se puede hacer uno con 21 señalamientos que corresponden a los siglos y colocar en cada señalamiento, cual fue el hecho más importante de cada siglo, así en el siglo I se podría colocar el nacimiento de Cristo, y en el siglo 21 la pandemia del Covid-19, hasta ahora. Si utilizas un buscador de internet, te será más fácil encontrar esos hitos importantes de cada siglo.

Si quieres hacer un friso cronológico sobre tu familia, que funcione como una especie de árbol genealógico, lo que necesitas es trazar una línea temporal y fijar unas señales para hacer hincapié en el año de nacimiento de cada miembro, o si quieres, puedes hacer un friso cronológico anual, colocando una señal donde colocarás los eventos familiares más importantes.

¿Qué es un friso de madera?

¿Qué es un friso de madera?

Este implemento hecho de madera se trata de una instalación hecha con tablas de madera, que encajan de manera perfecta unas con otras, como una especie de láminas de machihembrado, que pueden ser verticales, diagonales y horizontales.

¿Qué es un friso en la literatura?

Es una representación en estilo gráfico de una fábula, una poesía, una canción o un cuento, que tiene como propósito ayudar a los alumnos, estimulando su capacidad de argumentación, su imaginación y su creatividad, por lo que se trata de una herramienta que es un útil para mejorar áreas como el lenguaje.

¿Se puede hacer un friso de escalera?

Por supuesto, lo que necesitas es varias tablas de madera que se instalarán de manera que encajen las unas con las otras perfectamente, como si fueran láminas de machihembrado, en cualquier clase de orientación, colocada con forma de franja que se coloca en las paredes y en los muros, usualmente en la sección inferior de los mismos.

¿Cómo es un friso escolar?

Se trata de una especie modelo escrito o gráfico fabricado en forma de acordeón, en cuyas partes planas se ilustran de forma consecutiva temas, una cantidad de dibujos, o ideas y enlaces mentales, llevando una relación que es muy similar a un cuento o historieta.

¿Cómo se puede hacer un friso escolar?

¿Cómo se puede hacer un friso escolar?

Puedes tomar láminas de cartón cortadas al mismo tamaño y emparejarlas en forma de acordeón con la cinta americana transparente, ahora elige un tema, que puedes esbozar como un cuento o una historieta, para lo que necesitas las revistas que hayas reunido y la tijera, recortando de las mismas, aquellas figuras que puedan servirte para contar tu historia.

Luego puedes pegarle las imágenes recortadas con la pega que tengas a mano, y en aquellos espacios que te queden en blanco, puedes dibujar figuras con los colores o los marcadores y agregar las palabras que quieras destacar y las vas colocando, siguiendo una argumentación lineal en cada cara del acordeón.

Puedes sustituir el cartón por cartulinas, incluso usarlas de colores distintos, siempre que tenga el mismo tamaño, eso es muy importante, para que todas las piezas del acordeón tengan la misma medida cuando se encaran y se doble sobre sí mismo como un libro, aunque se abre como un acordeón, y si tu historia es muy larga, recuerda que tiene anverso y reverso, por lo que puedes usar las caras que queden al derecho y al revés.

Lo importante es que se pegue bien cada cara al trasvés, o al lado contrario, para que haga la forma del acordeón, y después rellénalo con lo que tú quieras, siempre que la narrativa siga un hilo conductor, para que cumpla su cometido.