Quantcast

Qué son los puntos limpios

Los puntos limpios han resultado muy importantes para la vida de hoy. Cada día las personas adquieren mayor conciencia de la importancia que supone la actividad del reciclaje y como puede influir en el medio ambiente hacer el esfuerzo de deshacernos de nuestra basura de una manera más eficiente y sencilla, tan sólo siguiendo unas simples pautas.

¿Qué son los puntos limpios?

¿Qué son los puntos limpios?

Es una estrategia que ha creado lugares específicos que funcionan como puntos ecológicos de recogida de desperdicios, de modo que son instalaciones que se han dispuesto para que las personas que separan y catalogan sus desperdicios con el objetivo de realizar un reciclaje eficiente, y los que gestionan los puntos limpios son los responsables de que se haga el debido uso de esos residuos.

La idea es que todos aquellos desechos que puedan ser reutilizados, sean dirigidos a las industrias que se encargan de ello, convirtiéndolos estos desechos en otros artículos que son necesarios para la industria, siendo al mismo tiempo respetuosos y responsables con el medio ambiente.

¿Qué actividades se llevan a cabo en los puntos limpios?

En los puntos limpios, también conocidos con el nombre de puntos verdes, son instalaciones dedicadas a recoger, separar y catalogar los desperdicios que todos los días producimos las personas, de modo que su labor es muy parecida a la que hacen los contenedores para reciclar que se encuentran al lado de los cubos de basuras en las vías públicas.

Pero cuando hablamos de los puntos limpios o verdes, nos referimos a instalaciones que son mucho mayores, en las que es posible realizar una gestión de toda clase de residuos, que van desde las pilas, hasta el aceite de cocina, pasando por basura tecnológica, electrodomésticos y hasta muebles.

En el caso de la basura tecnológica, como los teléfonos móviles, laptops u ordenadores que ya no sirven, llevarlos a los puntos limpios resulta incluso una obligación, porque no se puede disponer de ellos como lo hacemos con la basura corriente, ya que nos pueden imponer una multa altísima, debido al daño ecológico que sus componentes pueden representar, tanto para las personas como para la naturaleza.

¿Quiénes administran los puntos limpios?

Normalmente, la administración de los puntos limpios las tienen los Ayuntamientos de las localidades en donde se encuentren ubicados. De hecho, existen poblaciones muy pequeñas en las que el número de puntos limpios es bastante reducido e incluso no tienen personal.

Pero hay poblaciones, como es el caso de las ciudades, en las que existen múltiples puntos limpios distribuidos estratégicamente en varias partes, que tienen el personal necesario para gestionar y facilitar a los usuarios la labor de depositar sus desechos.

¿Cuántos tipos de puntos limpios existen?

Básicamente existen dos tipos de puntos verdes, los que son fijos y los que son móviles. Cuando hacemos referencia a un punto verde fijo, estamos hablando de un local ubicado en un lugar concreto, al que pueden acudir las personas con sus residuos previamente clasificados y los dejan en los lugares destinados para cada tipo de desecho.

Un punto verde móvil, usualmente, camiones que son manejados y gestionados por un personal de un punto verde más cercano al área por el que vaya desplazándose por los distintos barrios una vez a la semana, con la finalidad de hacer más fácil a las personas disponer de su basura reciclada, cuando viven en barrios alejados y no tienen un vehículo que les permita trasladarse hasta un punto verde fijo, impidiendo un mal manejo de los desperdicios.

¿Qué es lo que se puede desechar en los puntos limpios?

En los puntos limpios es posible deshacerse de casi cualquier desperdicio o residuo que provenga de los hogares o de la industria. La diferencia con los contenedores de reciclaje que se pueden encontrar en las vías públicas, es que en un punto verde es que éste tiene el espacio necesario para que podamos deshacernos de desechos más voluminosos, aunque también podemos separar el vidrio, el plástico y el papel y llevarlos por separado a los puntos verdes.

¿Cuáles son las normas que se aplican a los puntos limpios?

¿Cuáles son las normas que se aplican a los puntos limpios?

No existe una regulación general, sino que los puntos verdes se rigen por la normativa que imponga cada ayuntamiento, no obstante, existen algunas reglas que se consideran de tipo general, con relación a los desechos que se pueden admitir, como por ejemplo:

  • Artefactos de decoración, como los cuadros o espejos.
  • Basura vegetal que proviene de desbroces o de podas.
  • Elementos que contengan mercurio como los termómetros.
  • Materiales de oficina descontinuados, cartuchos de las tintas de impresoras, cajas plásticas, DVDs o CDs.
  • Calzados y ropas.
  • Grandes electrodomésticos, tales como lavavajillas, lavadoras, secadoras, aires acondicionados, congeladores o neveras.
  • Toda clase de basura electrónica, como ordenadores, teléfonos móviles, televisores, y pequeños electrodomésticos, como hornos microondas, licuadoras o afeitadoras eléctricas.
  • Escombros que provengan de obras de tipo doméstico.
  • Colchones, muebles, sillas, ventanas, puertas, muebles.
  • Desechos de pinturas de cualquier tipo, disolventes y barnices.
  • Toda clase de luminarias fundidas, bien sean tradicionales, de consumo bajo o LED.
  • Radiografías.
  • Pilas y baterías, incluso las de los móviles.
  • Medicamentos.
  • Aceites quemados o usados, sean de cocina o de motores, que deben llevarse en recipientes completamente cerrados.
  • Objetos de madera o madera desechada.
  • Metales y objetos de metal de tamaño medio
  • Envases de plástico, como los que se ponen en los contenedores amarillos.
  • Papel y cartón, como los que se colocan en los contenedores azules.
  • Toda clase de cristales y vidrios, como los que se colocan en los contenedores verdes.

Son muchos los desperdicios que se pueden llevar a los puntos limpios, pero hay una serie de objetos que no se pueden llevar a estos lugares, ya que por sus características propias, necesitan de un procedimiento de reciclado especial, con determinadas condiciones de seguridad, o porque los desperdicios no hayan sido adecuadamente separados.

¿Qué desechos no se admiten en un punto verde?

Entre los desperdicios que no son admitidos en un punto verde se encuentran:

  • Residuos que son tóxicos.
  • Desechos de origen médico, sobre todo los que representan un riesgo de infección.
  • Residuos radioactivos
  • Desechos orgánicos.
  • Neumáticos.
  • Desechos que no hayan sido clasificados y separados.

¿Cómo se gestionan los residuos que se llevan a un punto verde?

¿Cómo se gestionan los residuos que se llevan a un punto verde?

Los puntos verdes son los intermediarios entre las personas y la industria que transforma estos desechos, de modo que funcionan como una especie de centro de acopio, al que acuden otras empresas, que pueden tener carácter público o privado, que son contratadas por cada Ayuntamiento, que recogen los desechos y los llevan hasta las plantas de tratamiento, dependiendo de la clase de desecho de que se trate.