La receta de pechuga de pollo que nunca te sabrá seca

La pechuga de pollo generalmente es una carne muy seca y sin mucho sabor; sin embargo, si utilizas ingredientes adecuados, y además, sigues determinados pasos de preparación, puedes obtener un platillo supremamente delicioso y jugoso.

De eso se trata esta receta de cazuela de pollo, la cual te permite preparar una deliciosa pechuga muy jugosa y llena de mucho sabor. Lo mejor de todo, es que los ingredientes que vas a necesitar para prepararla, los puedes conseguir fácilmente en casa, ya que forman parte de los que utilizas en tu cocina de manera diaria. ¡Anímate a prepararla!

[nextpage]

Ingredientes para la cazuela de pollo

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Para preparar este delicioso platillo con pechuga de pollo y obtener un resultado supremamente delicioso y también muy jugoso, solo necesitas unos pocos ingredientes que puedes conseguir en cualquier supermercado y que de hecho, seguramente, ya tienes en tu cocina. Da un vistazo a lo que necesitas y pasemos a su preparación.

Los ingredientes que vas a necesitar para preparar este delicioso plato, son: 3 filetes de pechuga de pollo, 7 dientes de ajo, ½ taza de crema de leche, ½ taza de agua o caldo, perejil, zumo de ½ limón, mantequilla, nuez moscada y aceite.

Es recomendable adquirir productos frescos y de calidad; además, antes de iniciar la preparación, procura que los ingredientes se encuentren a temperatura ambiente.

      [/nextpage][nextpage] 

Prepara la pechuga de pollo

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Para comenzar con la preparación del plato, pon los filetes de pechuga en una tabla y con un cuchillo realiza unos cortes superficiales de forma diagonal. Hecho esto, realiza un corte superficial de forma que en los filetes se marquen unos cuadros en la superficie.

Repite este mismo marcado con cada una de las piezas; solo debes marcarlos por un solo lado. 

      [/nextpage][nextpage] 

Sazona los filetes de pechuga de pollo

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Una vez que tengas los filetes de pechuga de pollo marcados con el cuchillo, es momento de sazonarlos. Para hacerlo, colócalos con el lado de los cortes hacia arriba y espolvorea la sal y pimienta distribuyéndola muy bien. 

Hecho esto, dale la vuelta a los filetes y repite el mismo procedimiento para sazonarlos del lado en el que no tienen ningún corte. Es necesario que cada uno quede bien sazonado. Hecho esto, reserva y avanza en el siguiente paso. 

      [/nextpage][nextpage] 

Prepara el sofrito

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Para un sofrito sencillo, pero lleno de sabor y aroma, coloca en una sartén un chorro de aceite a fuego medio, añade una cucharada de mantequilla y muévela en la sartén para que se derrita. 

Mientras esperas que la mantequilla se derrita, tritura con la hoja de un cuchillo dos dientes de ajo y colócalos en la sartén. Remueve para que se impregne todo el aceite del aroma y el sabor del ajo y al mismo tiempo evita que estos se quemen, ya que esto le dejaría un sabor amargo a la mantequilla.

      [/nextpage][nextpage] 

Sella la pechuga de pollo

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Con la mantequilla derretida e impregnada con el aroma y sabor del ajo, coloca las pechugas de pollo en la sartén con el aceite y el ajo para que se sellen y no pierdan los jugos internos del pollo que le dará la jugosidad tan deseada en este plato. 

Una vez que esté dorada, por un lado, dale la vuelta y permite que se cocine por el otro lado. Estando la pechuga de pollo bien cocida por ambos lados, puedes retirar los filetes y reservarlos en un plato. Retira también de la sartén los dos dientes de ajo.

      [/nextpage][nextpage] 

Prepara los vegetales para la salsa

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Para preparar la salsa, inicia cortando la cebolla en cuadritos pequeños y reserva. Coloca en una sartén una cucharada de mantequilla y deja que caliente un poco; luego agrega la cebolla y deja pochar por un tiempo prudencial.

Mientras la cebolla se está cocinando, tú puedes cortar los dientes de ajo restantes. Córtalos en pequeños cubos, tal como lo hiciste con la cebolla.

      [/nextpage][nextpage] 

Prepara la salsa para las pechugas de pollo

La Receta De Pechuga De Pollo Que Nunca Te Sabrá Seca

Cuando la cebolla esté completamente pochada y de un color transparente, añade los dientes de ajo picados. Vierte también el zumo de medio limón y la taza de caldo de pollo. En caso de no contar con caldo, le puedes verter una taza de agua con una pastilla de caldo concentrado.

Mientras se va preparando la salsa, pica finamente el perejil y ponlo en la sartén. Deja que el perejil se cocine y remueve constantemente para que se distribuya por toda la salsa y se integre a los demás ingredientes. Añade una pizca de sal e intégrala muy bien.

      [/nextpage][nextpage] 

Es el turno de la crema de leche y la nuez moscada

Cocina

Una vez que termines de mezclar la sal, añade la crema de leche y al mismo tiempo, incorpora la nuez moscada. Remueve para que ambos se integren al resto de los ingredientes. Gracias a la crema de leche, la salsa tendrá una exquisita consistencia. 

La nuez moscada, por su parte, le dará potencia al sabor; no obstante, trata de no exceder la cantidad recomendada y remueve para que se distribuya el ingrediente y se integre a los demás. 

      [/nextpage][nextpage] 

Añade las pechugas de pollo a la salsa

Cocina

Coloca las pechugas de pollo en la sartén nuevamente y báñalas con la salsa que se está cocinando. Pon la tapa a la olla para que suba la temperatura interior de la cocción y deja por unos 15 minutos a fuego medio. 

Luego que hayan transcurrido los 15 minutos, retira del fuego y coloca los filetes de pollo sobre un plato llano. Hecho esto, agrégale salsa por encima y ya estará listo el pollo con salsa a la cazuela que siempre se mantiene jugosa.

      [/nextpage][nextpage] 

Ideas para acompañar la pechuga de pollo a la cazuela

Cocina

Para esta pechuga de pollo perfecta y jugosa, bañada en una deliciosa salsa, el mejor acompañamiento son unas patatas al vapor con una espectacular ensalada verde. Si lo prefieres, puedes poner como contorno, un rico y sueltecito arroz blanco.
Puedes acompañar este delicioso pollo con un puré de patatas o con una deliciosa pasta bañada en su salsa que puedes servir como comida al mediodía, ya que es saciante, cremosa, rica y perfecta para terminar el día con energía.