Quantcast

La familia de Primo de Rivera solicita al abad del Valle de los Caídos exhumar los restos de José Antonio

La familia de Primo de Rivera ha solicitado al abad del Valle de los Caídos y a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid, exhumar los restos de José Antonio Primo de Rivera, antes de que el Valle se convierta en cementerio civil con la nueva Ley de Memoria Democrática –que se aprobó definitivamente en el Senado la semana pasada–, según ha anunciado en un comunicado el duque de Primo de Rivera, Fernando Primo de Rivera, representante de la familia.

Asimismo, también ha solicitado las licencias correspondientes al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial. Una vez obtenida la autorización solicitada, los restos serán depositados en el lugar que la familia ha decidido cumpliendo así la voluntad manifestada en su testamento por José Antonio Primo de Rivera, en cuya cláusula establece: «Deseo ser enterrado conforme al rito de la religión Católica, Apostólica, Romana, que profeso, en tierra bendita y bajo el amparo de la Santa Cruz», indica el comunicado.

La familia alega que, con esta decisión, «no ha lugar» a la tramitación del procedimiento previsto en la Disposición Adicional segunda de la Ley de Memoria, por lo que el proceso de exhumación «debe permanecer y permanecerá dentro de la estricta intimidad familiar, sin que pueda convertirse en una exhibición pública propensa a confrontaciones de ninguna clase entre españoles», apostilla.

Según ha expresado la familia, «José Antonio seguirá manteniendo el sitio preeminente que le corresponde en la memoria de muchos españoles y no podrá ser objeto de más humillaciones», ha lamentado al ser este el cuarto traslado que se produce desde su fallecimiento «y su nuevo enterramiento sería el quinto de su mal llamado eterno descanso», ha añadido el texto.

Por otra parte, la familia ha criticado la Ley de Memoria Democrática por eliminar las condecoraciones concretamente de la hermana de José Antonio Primo de Rivera, Pilar, y su sobrino Miguel, ya que se quedarían sin sus títulos nobiliarios de Conde del Castillo de la Mota y Duque de Primo de Rivera.

«La familia Primo de Rivera ha demostrado a lo largo de la historia su amor y fidelidad a España y considera que esta decisión sigue manteniendo ese espíritu. Por ello, queremos reivindicar las figuras de su hermana y sobrino Miguel Primo de Rivera y Urquijo Urquijo a los que, con esta Ley, se les arrebata los títulos de Conde del Castillo de la Mota y Duque de Primo de Rivera, que con tanta honra y dignidad llevaron», reza el texto.

Finalmente, la familia ha pedido respeto a los medios de comunicación y ha agradecido la paciencia a aquellos que han esperado una respuesta por parte de la familia.