Quantcast

Salmón a la plancha: el secreto para que no se te pegue en la sartén

Un buen salmón a la plancha es una de las mejores maneras de disfrutar de todo el sabor de este pescado mientras te alimentas sanamente. Y sí, aunque puede sonar como un método de cocción bastante rápido y fácil, la verdad es que para preparar este pescado a la plancha y lograr que quede perfecto, es necesario poner en práctica algunos simples trucos.

Si te ha pasado que, al preparar salmón a la plancha, este se te ha quedado pegado, conoce el secreto para que nunca más te suceda, así que veamos qué es lo que debes saber, para qué siempre te quede de ‘10’.

Lo primero, escoge el mejor pescado para un salmón a la plancha perfecto

comida

Si vas a preparar salmón a la plancha, con lo primero que debes contar es con un buen salmón; por lo tanto, lo mejor que puedes hacer, es comprar un buen lomo o rodajas que tengan el grosor perfecto; recuerda que si es muy grueso, puede quedar crudo en su interior, y a menos que te agrade este resultado, es mejor elegir el grosor adecuado.

Aparte del grosor de la pieza, ten en consideración que fresco estará siempre mejor; sin embargo, bien es conocido que este pescado se consigue mayormente congelado. En este caso, escoge una buena pieza y déjala descongelar dentro de la nevera desde la noche anterior al día de su preparación. Nunca lo sumerjas en agua, pues esto hará que absorba agua y se arruine.