Quantcast

Aragonès cesa a Jordi Puigneró como vicepresidente del Govern

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anunciado este miércoles que cesa al vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, por la «pérdida de confianza política» al no haberlo informado de que Junts le plantearía una cuestión de confianza.

Lo ha dicho en una comparecencia en la Galeria Gòtica del Palau de la Generalitat tras reunirse primero durante dos horas con el Govern de forma extraordinaria y luego durante tres horas más con el secretario general de Junts, Jordi Turull, para abordar la crisis entre los socios del Ejecutivo.

Esta decisión se produce después de que el martes en el Debate de Política General Junts planteara que Aragonès se someta a una cuestión de confianza si no concreta cómo cumplir el acuerdo del Govern, y el presidente lo rechazara y emplazara a sus socios de coalición a tomar una decisión «con celeridad» sobre si salen o no del Ejecutivo.

«Es un paso que me duele, pero del todo necesario para fortalecer el Govern de Cataluña. Personalmente, deseo que Junts continúe formando parte del Govern porque considero que la labor del ultimo año es buena», ha expresado.

En la reunión extraordinaria del Govern, Aragonès ha preguntado a los consellers de Junts uno a uno que dijeran si están de acuerdo con la cuestión de confianza y si conocían que se plantearía.

Desde Junts, en un comunicado han asegurado que todos sus consellers han apoyado unánimemente esta cuestión de confianza, pero fuentes de Presidencia de la Generalitat lo han negado y han afirmado que ha habido divergencia de opiniones.

Ante esta situación, y después de reunirse con Turull, Aragonès ha subrayado que «la situación vivida las últimas horas ha implicado una importante pérdida de confianza» en Puigneró por no haberle informado de que Junts le plantearía someterse a una cuestión de confianza, y por eso ha decidido cesarlo.

Fuentes de Presidencia han explicado que, tras la reunión con Turull, el presidente ha informado a Puigneró de su cese en una reunión en su despacho y posteriormente el ya exvicepresidente ha abandonado el Palau de la Generalitat acompañado por el secretario general de Junts y la presidenta del partido, Laura Borràs, que a las 22.00 ha llegado al Palau pero no ha participado en la reunión con Aragonès.

Aragonès ha asegurado que el cargo de vicepresidente quedará vacante hasta que Junts proponga un sustituto, que espera que sea una persona que ayude a «rehacer confianzas que en estos momentos están en cuestión», y mientras tanto la vacante de la Conselleria se regirá por lo que dispone la Ley de Presidencia y del Govern.

Preguntado por si, tras la reunión del Govern, mantiene la confianza en los otros consellers, ha reiterado que cesa a Puigneró por no haberle informado de sus planes de plantear una cuestión de confianza para poder reconducir la situación: «El resto de miembros del Govern cuentan con mi confianza«.

El presidente ha criticado que, tras «tender la mano en sede parlamentarias para encontrar soluciones conjuntas a las demandas planteadas», Junts planteó que el presidente se someta a una cuestión de confianza.

Aragonès ha insistido en que Cataluña necesita «unas instituciones que estén al 100% al servicio de la ciudadanía, un Govern cohesionado y que tenga como máxima prioridad hacer más fácil la vida de la gente».

«Esto no es compatible con una cuestión de confianza que puede abocar al país a la interinidad durante un otoño y un invierno que a nivel social y económico se prevén muy difíciles», ha advertido.

De hecho, el presidente de la Generalitat ha iniciado su intervención pidiendo disculpas a la ciudadanía en su nombre y en nombre del Govern, ante el «momento complicado a nivel económico y social» que afecta a muchos hogares y familias por el aumento del coste de la vida.

Así, ha sostenido que en momentos difíciles las instituciones deben «ofrecer al confianza necesaria que permite alzar la cabeza y alzar, y aquí es evidente que las desconfianzas no ayudan a cumplir este objetivo».

Ha reprochado que en las últimas semanas ha habido «ruido en determinados ámbitos político» que se ha trasladado al Govern, dificultando su labor y contribuyendo a una desestabilización que aleja al Ejecutivo catalán de los ciudadanos, ha dicho.

«Las instituciones de la Generalitat no pueden estar permanentemente en cuestión«, ha añadido Aragonès, que ha garantizado que el Govern seguirá adelante tras el cese de Puigneró para cumplir con los compromisos que asumió en su investidura.

Además, ha resaltado que su propuesta de impulsar un acuerdo de claridad para sentar las bases de un referéndum efectivo «sigue en pie».