Quantcast

Este es el pan que más engorda

“El pan nuestro de cada día”, si así es, necesitamos el pan para vivir, al igual que el café tal vez. Lo cierto es que desayunamos con pan, en la comida lo tenemos siempre cerca y pues que decir de la cena, el pan es un aliado estratégico en la cocina, no podemos dejarlo a un lado, nos saca de apuros cuando no tenemos tiempo e incluso cuando no tenemos mucho más que ofrecer.

El pan forma parte de la cultura española, de hecho España es uno de los países con mayor consumo de pan en el mundo, los panes forman parte de nuestros desayunos, con las tostadas o el pinchito a media mañana, y solemos consumir harina de trigo refinada no solo con las tostadas sino que también la ingerimos con los tradicionales bollos.

Pero no todos los panes son buenos para la salud, estudios recientes realizados en la Universidad de Navarra, demuestran que “el pan blanco se convierte en azúcar al contacto con la saliva” y esto ocurre porque están elaborados con harina refinada, es decir, es harina a la que han manipulado y se le ha extraído el salvado de trigo.

A continuación te contamos todo lo que tienes saber sobre el pan elaborado con harina refinada o pan blanco, para que no caigas en la trampa a la hora de comprarlo y termines engordando.

El pan blanco engorda

El pan blanco engorda
El pan blanco engorda

De acuerdo a los estudios realizados, los carbohidratos que provienen del pan elaborado con harina refinada se simplifican a un ritmo acelerado cuando entran en contacto con nuestro sistema digestivo, es decir, el pan blanco se convierte en azúcar apenas lo ponemos en la boca.

El estudio indica que estos carbohidratos se convierten en glucosa e inmediatamente entra en el torrente sanguíneo y para contrarrestar los efectos de esta glucosa en la sangre, el páncreas se ve obligado a producir insulina, lo a la larga trae problemas de resistencia a la insulina, sin mencionar que los niveles latos de azúcar promueven el sobre peso.