Cómo convertir el tomate frito de bote en uno casero

La salsa de tomate es una de las elaboraciones básicas, y fundamentales, de la gastronomía. Es fácil de hacer y podemos hacerla en casa, pero no siempre disponemos de tiempo o ganas de cocinar. Para estos casos, las conservas de tomate frito bien pueden ayudar a sustituirla. Basta con abrir una lata, y unos sencillos pasos, para transformarla a una casera. El resultado será muy bueno, solo agendo algunas especias, hortalizas y otros ingredientes. Es posible personalizar una salsa de tomate de bote, dándole un toque especial. A continuación te explicamos cómo hacerlo…

Variaciones de la salsa clásica

Variaciones De La Salsa Clásica

Otra forma de realizar la salsa de tomate frito es sustituyendo el ajo crudo rallado por ajo frito previamente, le dará otro sabor. También puedes freír antes cebolla y añadir un poco de hierbas provenzales, orégano o albahaca. Además, puedes variar el condimento según el plato donde lo vaya a utilizar, si es pasta, boloñesa, arroz, u otra cosa. Un consejo es que es muy práctico freír una buena cantidad de tomate de una vez y guardar o congelar lo que no necesites en el momento.