Quantcast

La escasez de mano de obra en la construcción y las ramificaciones legales a las que se enfrentan los contratistas

La industria de la construcción en los Estados Unidos se enfrenta a una grave escasez de mano de obra en este momento. Si bien muchos de los problemas que esto plantea son obvios para aquellos en la industria, hay un área de preocupación que puede no ser evidente. Los empleadores, al tratar de contratar a los trabajadores necesarios para completar los contratos, pueden verse obligados a contratar a personas con capacitación o experiencia inadecuadas. Esto, a su vez, puede provocar más lesiones en el trabajo, lo que puede dar lugar a más demandas.

En la construcción, más que en cualquier otro campo, los trabajadores que no tienen experiencia o que no han recibido la capacitación adecuada tienen más probabilidades de verse involucrados en accidentes laborales que provoquen lesiones, ya sea para ellos mismos o para sus compañeros de trabajo. Estas lesiones pueden dar lugar a acciones legales en nombre de los trabajadores lesionados.

En muchos estados, los trabajadores lesionados en el trabajo tienen derecho a beneficios a través de la compensación laboral. Incluso si la lesión fue causada por la propia falta de capacidad del trabajador, siempre que no se deba a su propia negligencia o al incumplimiento de las reglas establecidas, el trabajador tendrá derecho a los beneficios de la compensación laboral. Por lo tanto, los empleadores pueden verse obligados a lidiar con un aluvión de reclamos.

Además de los reclamos de compensación laboral, los trabajadores de la construcción lesionados pueden iniciar acciones legales contra terceros que pueden ser responsables de su accidente. Esto puede ser especialmente problemático cuando se trata de casos como la Sección 240 de la Ley Laboral de Nueva York, conocida como la Ley del Andamio. Según este estatuto, los propietarios y contratistas generales pueden ser considerados responsables cuando los trabajadores lesionados participan en actividades que involucran riesgos relacionados con la elevación. Esto es cierto, incluso, si fueron las propias acciones del trabajador las que causaron el accidente, si se determina que no se le proporcionó el equipo de seguridad adecuado.

Por ejemplo, es más probable que un trabajador de la construcción con experiencia reconozca cuando un andamio no se ensambló correctamente y que se asegure de corregir cualquier problema antes de usarlo. Sin embargo, es posible que un trabajador sin la formación adecuada o con experiencia limitada no se dé cuenta de que el dispositivo de seguridad proporcionado no era el adecuado y se lesione como resultado de su uso.

Además de la Ley de Andamios, existen otras disposiciones que pueden transferir la responsabilidad a otras partes, cuando un trabajador se lesiona en el trabajo. Por lo tanto, si el representante de un contratista general dirige y supervisa el trabajo de un empleado, de un subcontratista, que no está familiarizado con el trabajo, el primero podría ser considerado responsable si ese empleado se lesiona, mientras realiza actividades que un trabajador con más experiencia habría sabido que eran inseguras.

Las acciones legales de los empleados lesionados pueden tener un impacto negativo en un negocio. Múltiples reclamos de compensación laboral pueden hacer que sus primas aumenten. Las reclamaciones de un empleado contra un propietario o contratista general pueden desencadenar la cláusula de indemnización en su contrato por el trabajo. Si esto sucede suficientes veces, también puede afectar negativamente la reputación del negocio en la industria.

Debido a esto, los empleadores deben tener en cuenta el mayor riesgo inherente de tener trabajadores con poca experiencia o insuficientemente capacitados, en sus lugares de trabajo. Las tareas que serían comunes y fáciles de realizar para trabajadores capacitados y experimentados podrían ocasionar lesiones a los trabajadores que carecen de esta capacitación y experiencia. Y estas lesiones podrían dar lugar a acciones legales costosas que pueden afectar no solo al empleador, sino también a las partes que los contrataron para el trabajo. Por lo tanto, incluso en estos tiempos en los que las empresas de construcción se enfrentan a una escasez de mano de obra, que puede dificultar o imposibilitar la realización de trabajos, es importante asegurarse de que las personas que se contrate estén preparadas y sean capaces de realizar el trabajo.