Quantcast

¿Cómo prepararse para el teletrabajo desde casa?

En 2020, se aceleraron una serie de cambios a nivel global por el COVID-19. Estos procesos transformaron por completo la rutina diaria de las personas, donde se adoptaron rápidamente nuevas modalidades, como el teletrabajo. Desde hace varios años se estaba llevando a cabo esta práctica, pero durante la pandemia dejó de ser paulatino y se incrementaron las cifras de teletrabajadores. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece que el 27% de los empleados en países como España teletrabajan desde casa.

Según el Great Place to Work, el 0,5% de los empleados que practican el teletrabajo regresó al modelo tradicional. El resto prefiere la nueva tendencia laboral que le proporciona ciertas ventajas, como la comodidad y la flexibilidad de horarios. Las estadísticas revelan que, en Estados Unidos, 4,7 millones de empleados trabajan desde casa. Y estos datos no incluyen a los autónomos. Pero, ¿cómo prepararse para el teletrabajo? ¿Es sencillo? ¿Tiene pros, y también contras?

¿Qué hacer para prepararse para el teletrabajo?

El teletrabajo ofrece a los empleados o autónomos la posibilidad de mantener un equilibrio laboral de forma remota y en su vida personal. Aunque es necesario contar con una serie de requisitos mínimos para que el espacio de trabajo en el hogar sea confortable y se pueda tener un buen flujo de trabajo. Algunas cosas a considerar son las siguientes:

Necesidades materiales

Naturalmente, el acceso a computadores portátiles y dispositivos móviles son indispensables para el teletrabajo. También es importante disponer de un espacio dedicado a esta práctica que esté separado de otras actividades o familiares. Incluso existen espacios de trabajo flexibles donde se alquila un cubículo u oficina con todos los recursos necesarios.

Acceso a Internet

El acceso a Internet o conexión Wifi es fundamental para trabajar desde casa. Es mejor tener internet de alta velocidad para evitar problemas a la hora de cumplir con las actividades asignadas. Es una necesidad que los teletrabajadores tengan internet con servicio ilimitado.

Suministros de oficina

Más allá de los dispositivos electrónicos, se recomienda tener en casa suministros de oficina como impresoras, papel, documentos, bolígrafos y otros, a pesar de que las actividades se realicen en digital. Nunca se sabe cuándo se podrán utilizar estos recursos. Es posible que se deba acudir a la oficina de la empresa o trabajar bajo la modalidad mixta.

Disciplina y motivación

Para que sea un éxito el teletrabajo, se debe tener motivación y evitar cualquier distracción. Lo primero es identificar lo que impulsa a trabajar (comodidad, ingresos, ahorro, etc.) y qué podría impedir continuar con una jornada laboral desde casa con tranquilidad. Así se pueden buscar soluciones eficaces para estar centrados en las actividades del trabajo remoto. Además, mantener los límites establecidos para continuar con el ritmo de trabajo.

Responsabilidad

Es un error pensar que el teletrabajo disminuye las responsabilidades de un empleo. La verdad es que se cree que los empleados tienen más tiempo de hacer sus actividades y cumplir las metas de la empresa. Siendo así, las aplicaciones de administración de tareas ayudan a planificar, ejecutar y efectuar seguimiento a los proyectos en progreso. Además, se priorizan las tareas para terminar las labores asignadas en un menor tiempo.

Los pros de trabajar desde casa

Trabajar desde casa o en una oficina compartida es un sueño hecho realidad para muchos. Algunos años atrás, no todos se imaginaban que podían tener ingresos fijos a través de su ordenador o dispositivo móvil. Y menos que tenían ventajas como las siguientes:

  • Espacio tranquilo: en las empresas es habitual que los compañeros de trabajo sean una distracción, hagan ruidos o quieran conversar durante la jornada laboral. A veces se convierte en un lugar tóxico. En el teletrabajo se puede estar en un espacio calmado, sin alborotos y concentrarse, siempre que se esté alejado de los familiares durante las horas de trabajo.
  • Sin viajar ni pagar en transporte: por norma general, los empleados que acuden a su sitio de trabajo deben pagar transporte o el combustible, además que pierden tiempo de su vida viajando de un lado a otro. Las personas pueden pasar un promedio de 27 minutos viajando diariamente hacia su trabajo, dando un total de más de 200 horas al año. Pero en el teletrabajo se ahorra tiempo y dinero
  • Flexibilidad: algunas empresas ofrecen la flexibilidad de horarios a sus empleados, otras no. Sin embargo, los teletrabajadores tienen la opción de realizar otras actividades en casa en simultáneo a sus tareas laborales, como colocar la ropa en la secadora o activar el lavavajillas.

No cabe dudas que el teletrabajo es una de las modalidades de empleo más modernas que facilita la vida de las personas. Si bien existen inconvenientes como el aislamiento o la falta de comunicación presencial, son situaciones que pueden resolverse de forma extralaboral con salidas entre amigos o pasar más tiempo en familia.