Quantcast

Acerca del tratamiento de depilación para el verano de Sapphira Privé

Con la llegada del buen tiempo, la gente se exhibe en playas y piscinas para aprovechar las horas de sol y broncearse. En este contexto, la depilación en verano suele plantear algunas dudas. Por un lado, este cuidado del cuerpo aleja los complejos, pero la exposición al sol tras depilarse puede ser perjudicial.

Sapphira Privé es un centro de estética que destaca por sus equipos de vanguardia, profesionales de amplia experiencia y tratamientos eficaces. Con su depilación láser, no hace falta dejar de lado el bronceado.

¿Por qué es recomendable la depilación en verano?

La eliminación del vello corporal contribuye a exfoliar la piel, combatir el hirsutismo y la foliculitis y aumentar la efectividad de cremas hidratantes. En ese sentido, se puede llevar a cabo una limpieza más eficaz y se aceleran procesos como la cicatrización de lesiones y heridas. Esta práctica también reduce la propensión a sufrir mal olor corporal.

El rasurado integral también es común en algunos deportistas de alto rendimiento de disciplinas como el ciclismo, el atletismo o la natación, porque la depilación les permite mejorar su desempeño, evitar infecciones y estar más cómodos. Los expertos recomiendan la aplicación de técnicas depilatorias seguras sin efectos adversos, como las que ofrece Sapphira Privé con su láser diodo. En este centro de estética en Barcelona, han desarrollado una metodología basada en la última tecnología para erradicar el vello de forma permanente.

La propuesta innovadora de Sapphira Privé

El verano es la época ideal para disfrutar del buen clima y depilarse. Por ello, en Sapphira Privé disponen de depilación con el láser de diodo Dupplo Triwave, un modelo que, además de eliminar el vello sin sensación de dolor, proporciona un tratamiento de rejuvenecimiento mediante tres longitudes de onda.

Para llevar a cabo una sesión con este láser solo se requiere una semana previa sin tomar el sol y esperar 3 días después del proceso para seguir bronceándose. No existe problema si la persona está bronceada al realizar el tratamiento, mientras haya cumplido con los tiempos establecidos. El número de sesiones depende de la cantidad vello que tenga el cliente. Además, el tratamiento se divide en cuatro zonas (grande, mediana, pequeña y mini), que van desde los pies hasta los labios y el mentón.

Gracias al sistema de refrigeración del láser usado por este centro estético de Barcelona, no se genera ardor ni ninguna molestia en el proceso. A nivel general, las sesiones se llevan a cabo cada dos meses en el caso del cuerpo y cada mes en el caso del rostro. Estas se complementan con una revisión cada 4 sesiones para comprobar el estado de la piel y su evolución.