Quantcast

Marlaska y la comisaria de Interior viajan a Rabat, tras dos semanas de la muerte de migrantes en Melilla

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, viaja este viernes a Rabat junto a Ylva Johansson, comisaria europea para Asuntos de Interior. Durante su visita, se reunirán en Marruecos con su homólogo Abdelouafi Laftit, justo cuando se cumplen dos semanas de la muerte de 23 migrantes por su salto a la valla de Melilla.

En el debate en el Parlamento Europeo centrado en los sucesos ocurridos el pasado 24 de junio en Melilla, la comisaria Johansson consideró prioritario abrir una investigación que establezca los hechos que rodean la muerte de los migrantes, al señalar que es “inaceptable” tanto que fallezcan personas en las fronteras de la Unión Europea como que estas sean asaltadas de forma violenta.

Fuentes de Interior sostienen que la reunión se enmarcan en la necesidad de seguir aumentando la colaboración con Marruecos en materia migratoria, después de abrir una “nueva etapa” hispano-marroquí tras el respaldo al plan alauí para el Sáhara Occidental, lo que ha motivado el enfado de Argelia.

Grande-Marlaska y Laftit ya escenificaron el 15 de junio en Madrid las buenas relaciones bilaterales en una reunión donde coincidieron en destacar la “excelente labor” conjunta para hacer frente a los flujos migratorios o para organizar la Operación Paso del Estrecho (OPE), retomada tras la Covid-19, al igual que el tránsito por las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla, aunque con restricciones y quedando pendientes las prometidas aduanas.

El ministro español, además, ha acompañado con anterioridad a la comisaria Johansson en viajes a Canarias o Mauritania centrados en la necesidad de cooperar con los países de origen y tránsito de las rutas migratorias.

El pasado lunes, Grande-Marlaska reiteró que lamentaba las muertes de migrantes en Melilla, pero insistiendo en que ningún país democrático podía consentir “asaltos violentos”. También recordó que el episodio vivido en la ciudad autónoma el 24 de junio dejó 60 guardias civiles y 140 gendarmes marroquíes heridos.

El ministro evitó responder si había gendarmes del país vecino fallecidos, como sí hizo la semana pasada en una entrevista el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que se criticó porque horas después del suceso elogió que había sido bien resuelto por las policías de ambos países.

Grande-Marlaska tampoco ha dicho si es partidario de que, como le piden varios socios parlamentarios, se publiquen las imágenes grabadas del incidente en el perímetro fronterizo.

“Se ha actuado en todo momento atendiendo a los parámetros legales, nacionales e internacionales, en materia de protección de derechos y libertades fundamentales, con la proporcionalidad y adecuación a la situación concreta y en esos términos”, señaló Grande-Marlaska. La actuación ha motivado la apertura de investigaciones de la Fiscalía y el Defensor del Pueblo en España.