Quantcast

Celebración de un evento presencial en Madrid para escalar negocios de asistencia virtual

El reloj marcaba las diez en punto del sábado 11 de junio y, a partir de ese momento, el lugar escogido se inundó de magia.

Han sido dos años duros sin poder sentir esa energía tan característica que desprenden los eventos presenciales. Por eso ya se sabía, antes de empezar, que no iba a ser un workshop cualquiera. Y así fue.

En la Escuela de Asistentes Virtuales siempre han querido ofrecer más que cursos y formación para convertirse en asistente virtual y lo presencial lo hacía posible.

Primer evento presencial formativo para AVs

Teníamos todo preparado para recibir a más de una veintena de asistentes virtuales dispuestas a dar un paso más en sus negocios.

Desde Lanzarote, Barcelona, Pamplona, Ourense, Cuenca, Segovia, Madrid… Todas las asistentes virtuales dejaron claro que apuestan por ser dueñas de sus vidas, vivir de la asistencia virtual y trabajar día a día hasta lograrlo.

Ni siquiera el calor sofocante de Madrid impidió que la energía, las ganas, los nervios, la intensidad del momento, la ilusión de pensar que es posible… fuesen protagonistas del primer evento presencial formativo diseñado para crear un producto escalable y disparar las ventas en un negocio de asistencia virtual. Se sintieron muy afortunadas por guiar sus pasos y acompañarlas en el camino.

“Qué ilusión ver juntas a las alumnas de distintas ediciones nutrirse las unas de las otras. Y qué difícil explicar la energía que se desprendía, la ilusión reflejada en sus caras, las ganas de seguir creciendo… En definitiva, sentir que no solo están construyendo su propio negocio, sino también que son dueñas de sus propias vidas”, afirma la Escuela.

Escalar un negocio de asistencia virtual

Sus AVs aterrizaron infinidad de ideas para crear un producto escalable y disparar sus ventas. Objetivo conseguido. “Claridad”, “Foco”, “Aterrizaje y orden de ideas”, “Confirmar la idea de que hay que hacerlo ya”, etc.

Cuando las agendas se colapsan por vender su tiempo con servicios uno a uno, es fundamental diversificar tanto sus fuentes de visibilidad, como las de ingresos. Y, por ello al diversificar, es necesario que una de esas vías de ingresos sea escalable, que no dependa del tiempo y que permita disparar ventas.

Eso es lo que quisieron que sus AVs plasmaran en papel para después empezar a ejecutar: una hoja de ruta para construir un producto escalable lo más concreto posible y comprometido con el momento actual de sus negocios.

Del primer evento para AVs nace el primer retiro para AVs

Como Escuela dedicada a formar a Asistentes Virtuales, ven muy necesario el aprendizaje de conceptos teóricos y mentalidad, como las relaciones de negocio y la construcción de redes de contactos. De ahí que, durante el workshop con café y cupcake en mano, dedicaran distintos momentos del día a hacer networking. Esas charlas tan relajadas en las que se mezclan aspectos personales y profesionales acercan mucho más unas personas con otras, por lo que las consideran de lo más enriquecedoras.

Aún les dura la resaca emocional del evento. Un evento tan bonito, esperado y deseado que hizo que las asistentes pidieran más. Sus deseos fueron órdenes para ellos y, por eso, del primer evento formativo presencial para asistentes virtuales nació el primer retiro para asistentes virtuales, que tendrá lugar del 30 de septiembre al 2 de octubre en Tenerife, un entorno idílico donde trabajar su desarrollo personal y profesional, una experiencia transformadora con la que volver a casa listas para comerse el mundo.