Quantcast

Cataluña se reúne con el Gobierno para analizar la baja ejecución de inversiones

Aunque las relaciones entre el Govern de Cataluña y el Gobierno central están rotas desde que se hiciera público el espionaje a líderes independentistas, una comisión bilateral va a analizar los motivos de que no se hayan ejecutado gran parte de las inversiones presupuestadas en la región.

Representantes de la Generalitat de Cataluña y del Gobierno se reúnen este viernes a las 12 horas en Barcelona en el marco de la subcomisión técnica de la Comisión Bilateral de Infraestructuras con el fin de analizar las causas de la baja ejecución de las inversiones en infraestructuras previstas por el Estado en la comunidad autónoma en 2021.

Esta reunión, que el Govern ha insistido en las últimas semanas que es técnica y “en ningún caso política”, se gestó durante el encuentro informal entre la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, tras la presentación de la oficina de Google en Barcelona el pasado 1 de junio.

El encuentro se dio dos días después de la publicación del informe de distribución territorial de la inversión del sector público estatal de 2021, en el que se recogió que el Estado solo había ejecutado el 35% de las inversiones previstas en Cataluña, la comunidad autónoma con un menor porcentaje.

Aragonès, que estuvo acompañado por el vicepresidente, Jordi Puigneró, y el conseller Roger Torrent, reclamó a Sánchez una reunión para esclarecer los motivos de este porcentaje y estudiar proyecto por proyecto, algo que la ministra también ha pedido con insistencia en las últimas semanas.

Fuentes de la Generalitat han explicado que el orden del día previsto contempla que el Gobierno explique los motivos de la diferencia entre lo presupuestado y lo ejecutado, y hacer un seguimiento de las actuaciones del Plan de Rodalies y de la situación del déficit de explotación de Rodalies.

Además, se hará un seguimiento de las inversiones estatales en la red vial, en un momento en el que los atascos en la AP-7 se han multiplicado por el aumento de hasta un 40% de los vehículos que la usan desde el fin de los peajes, el pasado septiembre.

REPRESENTANTES

El Govern ha explicado en un comunicado este jueves que su representación estará liderada por el secretario general de Vicepresidencia y de Políticas Digitales y Territorio, Ricard Font; la secretaria general de la Presidencia, Núria Cuenca, y el secretario general de Economía, Jordi Cabrafiga.

Además, estarán presentes el director general de Relaciones Institucionales y con el Parlament, Bernat Costas; el presidente de la Associació de Municipis de Catalunya, Lluís Soler; y la presidenta de la Federació de Municipis de Catalunya, Olga Arnau.

Por su parte, la representación estatal estará formada por el secretario general de Infraestructuras, Xavier Flores; el director general de Cooperación Autonómica y Local, Fernando Galindo, y por el director general de Presupuestos, Javier Sánchez Fuentefría.

La reunión se produce en un momento en el que la Generalitat da por congeladas las relaciones con el Gobierno a raíz del caso de espionaje a líderes independentistas con el programa Pegasus y por ello desde el inicio han mantenido que este encuentro es de carácter técnico y rechazaron que participaran consellers ni ministros.

Desde que decidió minimizar la relación con el Gobierno por el caso Pegasus, el Ejecutivo catalán ha argumentado que la congelación de relaciones no debe evitar que la Generalitat pueda abordar con el Estado asuntos que puedan beneficiar a la ciudadanía, como consideran que es el caso de la ejecución de inversiones o las infraestructuras.

ÚLTIMA REUNIÓN

La última reunión de la Comisión Bilateral de Infraestructuras Generalitat-Estado fue el pasado 16 de noviembre y contó con la presencia La secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, y el vicepresidente y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, entre otros.

La reunión sirvió para acordar el traspaso a Cataluña de entre 270 y 300 millones de euros el próximo año correspondientes al déficit de explotación del servicio de Rodalies.

Otro de los acuerdos que se alcanzó fue hacer efectivo el pago a la Generalitat correspondiente a la disposición adicional tercera del Estatut en materia de infraestructuras del periodo entre 2008 y 2013, que se cifró en 559 millones de euros.