Quantcast

Remedios caseros y consejos si tu perro tiene la panza hinchada

Podría decirse que la panza hinchada en perros es habitual. Cuando lo veamos con problemas de estómago por lo general será éste padecimiento, de no tratarse de problemas más graves…

Conoce leyéndonos hasta el final de remedios caseros y consejos para perros con la panza hinchada que te ayudarán a mejorar su salud en cuestión de horas.

¿Cómo saber si tu perro tiene la panza hinchada?

Antes de siquiera cuestionarte cómo desinflamar la panza de un perro, o si se le puede dar un poco de manzanilla (remedio tradicional) es de vital importancia que se le pueda detectar que efectivamente se trata del estómago, y se hará por sus gestos.

Entre los síntomas más habituales de la panza hinchada en perros nos encontraremos con el no querer comer, estar de mal humor y expresar tristeza. De notar dos de estos signos, o los tres, efectivamente existe un problema.

Puedes estar seguro que se trata de la barriga si te detienes a escuchar ruidos en ella, también puede darse el caso que se eche pedos con gran olor o eructe. En el caso de que se encuentre estreñido también se llega a considerar como un dolor de estómago leve.

Cuando a todo lo anterior se le suma babeo excesivo, vómitos o diarreas, se puede tratar más de un problema de panza hinchada en perros. En estos casos lo mejor siempre será entrar en contacto con el veterinario, o llevarlo directamente a la clínica en el menor tiempo posible.

Las diarreas o los vómitos pueden ser la causa de una deshidratación severa, lo que traerá sólo más problemas para su salud. Aparte, son síntomas que se asocian con el parvovirus. Ahora, si notas que sus heces tienen sangre entonces el problema ha escalado un nuevo nivel de seriedad.

En el caso que notes que los síntomas de tu perro son leves puedes ponerte en contacto con un profesional para confirmar que se trata de un caso de panza hinchada en perros. Descartando el cáncer, parvovirus, torsión gástrica, parásitos, entre otros, se te dará el permiso de tratarlo en casa.

¿Qué hacer si tu perro tiene la panza hinchada?

Lo más recomendable en estos casos es ayudarlos a limpiar su estómago con la intensión que puedan descansar, purgándolo y permitiendo que se cure poco a poco. En la mayoría de los casos los remedios para humanos no se deben aplicar en los perros, pero aquí se puede hacer la excepción.

Y se dice porque uno de los consejos para curar la panza hinchada en perros es hacerle un proceso de ayuna controlada. Uno que guarda gran relación como a nosotros nos da la gastroenteritis, sólo por dar un ejemplo.

Y, mientras estás completamente seguro de que el estómago del perro ha vuelto a estar en óptimas condiciones, deberás evitar ciertos alimentos como es el caso del arroz. E irlo introduciendo a su dieta regular poco a poco, sin importar cuánto tiempo le has dejado sin comer por la ayuna.

Verás, cuando se trata de perros con la panza hinchada estamos hablando de algo leve pero que cuesta para normalizar. Si la primera comida que le damos es muy pesada, o en cantidades excesivas, esto puede hacer que el malestar regrese, por lo que se debe preparar su estómago para llegar allí.

¿Cuáles son los mejores remedios caseros para perros con la panza hinchada?

Zanahoria

Esta es una hortaliza que cuenta con vitaminas y fibras que le ayudarán a depurar todo su tracto digestivo, tratándose tanto del estómago como de sus intestinos. Funciona también como un vermífugo, para la eliminación de gusanos y como un antiinflamatorio.

En el caso que tu perro no tenga problema en comerla cruda se la puedes dar como premio dos veces al día, en el caso que sea un poco más quisquilloso siempre se le puede colar cocida en sus comidas.

Nabo

Se trata de otro alimento depurativo, el cual es capaz de eliminar residuos y toxinas, así como también los parásitos intestinales y las larvas que se pueden ubicar en el estómago de tu perro.

No tienes que verlo obligatoriamente como un remedio casero para perros con panza hinchada, ya que puedes incluirlo libremente en su dieta regular. Por ejemplo, hervido con pollo y arroz les encantará.

Calabaza

Actúa a la perfección cuando se trata de regular el tránsito intestinal, por lo que es capaz de aliviar el estreñimiento. También le ayudará a eliminar parásitos, toxinas y residuos con gran facilidad.

Puedes añadirla cocida o hecha al horno a las comidas que le das con frecuencia a tu perro.

Avena

Tanto el salvado como los copos de avena pueden ser la solución a cómo aliviar la panza hinchada en los perros. Aparte, también puede calmar y limpiar el tracto gastrointestinal.

De igual manera, posee múltiples beneficios en casos de estreñimiento, la eliminación de residuos, así como también de toxinas y mucosidad. Puedes añadirla en su comida del día a día, o mezclarla con un yogur natural que no tenga azúcares añadidos.

Miel

Entre los remedios caseros para perros con la panza hinchada es muy popular debido a su capacidad hidratante, antiinflamatoria, regeneradora y antimicrobiana. Aparte, es más que nutritiva.

La miel es de las más indicadas gracias a su capacidad de combatir parásitos, hongos, virus, bacterias, gérmenes entre otros microorganismos aparte de aliviar el malestar del sistema digestivo.

Manzanilla

Otro que se encuentra entre los mejores remedios, y es que tiene la capacidad de actuar como antiinflamatoria y calmante aliviando los problemas tales como la acidez estomacal.

A su vez, ayuda con la depuración de residuos, parásitos y toxinas. Puedes dejársela en donde regularmente toma agua, como infusión, tanto tibia como a temperatura ambiente.

En caso que no esté tomando en lo absoluto también se la puedes dar con una jeringuilla directamente a su hocico cada hora.

¡Esperamos que tu perro mejore!

Ahora que sabes de remedios caseros y consejos para perros con la panza hinchada esperemos que puedas hacer que la salud de tu amiguito esté en óptimas condiciones en el menor tiempo posible.

Recuerda que observarle es de suma importancia, así como decidir ir al veterinario a la brevedad posible en caso que consideres que nada le ayuda.