Quantcast

Teresa Rodríguez considera a Vox “el brazo político del terrorismo machista”

Uno de los momentos más tensos del debate se vivió entre en Macarena Olona y Teresa Rodríguez. La candidata de Vox expuso su argumentario cargando contra las políticas de género y la violencia machista, lo que provocó una airada respuesta de la líder de Adelante Andalucía.

La aspirante de la coalición de Adelante ha definido a Vox como “brazo político del terrorismo machista”, mientras que Olona se ha comprometido a “derogar todas las leyes ideológicas y sectarias aprobadas en Madrid y Andalucía” si logra acceder al Gobierno de la Junta.

En el marco de este bloque, centrado en educación, sanidad, servicios sociales e igualdad, y al hablar de la violencia de género, Teresa Rodríguez ha responsabilizado al presidente de la Junta y candidato a la reelección por el PP-A, Juanma Moreno, de “estar alimentando a la bestia” usando el concepto de “violencia intrafamiliar” en boca de su consejero de Salud, Jesús Aguirre, que es un término que “oculta las causas de la violencia de género, que es una situación de discriminación histórica de las mujeres“, ha alertado.

Ha añadido que las mujeres “sufren especialmente la violencia machista porque hay una situación de patriarcado y machismo que son causas” de esa violencia, y ha subrayado que cuando se “ocultan las causas” se es “cómplice de la violencia machista, y Vox es el brazo político del terrorismo machista”.

Son los que blanquean a los maltratadores, son el partido de los maltratadores“, ha sentenciado Rodríguez, a quien Olona ha replicado que, “como hija, como hermana, como madre, como política española, como candidata, afirmo que la violencia no tiene género“.

Además, ha reivindicado que Vox ha “levantado la bandera de la igualdad entre españoles” frente a “leyes que han criminalizado al 50% de la población española, los varones, y no vamos a arriarla, no nos van a enviar al rincón, a diferencia del PP“, ha advertido.

Sus insultos, señora Rodríguez, son galones en mi pecho, porque vengo aquí con hambre de prosperidad y protección para los andaluces“, y “me pondré por delante para protegerles“, ha proclamado la candidata de Vox para comprometerse seguidamente a “derogar”, si obtiene la “confianza” de los andaluces, “todas las leyes ideológicas y sectarias que han aprobado en Madrid y Andalucía basándose en un feminismo que lidera Irene Montero y todos representan“, y que es “puro hembrismo, porque se basa en el odio patológico hacia el varón“, ha sostenido Olona.

La candidata de Vox ha instado a Rodríguez a no hablar “en el nombre de millones de mujeres andaluzas a quienes hoy represento”. “No hablen en nuestro nombre, porque entendemos al hombre como complementario y no como enemigo“, ha enfatizado, y se ha comprometido también a “cerrar todos los chiringuitos ideológicos que dejan desprotegidas a las verdaderas víctimas de la violencia intrafamiliar“, mientras que la representante de Adelante le ha replicado que “si no fuera por el movimiento feminista”, ella “no estaría aquí”, porque sin él “las mujeres no podíamos votar ni participar en elecciones”.

INMIGRACIÓN ILEGAL

Previamente, la candidata de Vox ha abierto este bloque aseverando que “nunca una mujer o una persona homosexual ha caminado por las calles de Andalucía con tanta inseguridad como ahora“, algo que ha considerado “consecuencia directa de las políticas” de los partidos representados por los demás candidatos de “efecto llamada de la inmigración”.

Al hilo, ha sentenciado que “sólo Vox dice que no todas las costumbres son respetables, y algunas es nuestro deber combatirlas“, y ha defendido que en España “se tienen que cumplir las leyes acordes a los valores occidentales”.

Teresa Rodríguez ha replicado a Olona que “ha andado poco por las calles de Andalucía”, y le ha afeado sus “prejuicios racistas” que eran los que “se usaban contra la inmigración andaluza en cualquier parte de Europa”, así como que a Vox “le estorban los inmigrantes cuando tienen derechos, posibilidad de una vida digna, pero no cuando se echan la agricultura de las exportaciones a la espalda”.

Tras estas manifestaciones, el candidato del PSOE-A, Juan Espadas, ha respondido animando a Moreno a que aclarase “si sigue pensando que le encanta” el gobierno de PP y Vox conformado en Castilla y León bajo la presidencia del ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, porque Olona “representa ese discurso xenófobo, racista, que ofende a los ciudadanos”. Por su parte, el candidato de Cs, Juan Marín, ha replicado a la candidata de Vox que “las competencias” para devolver a personas inmigrantes a su país de origen “no son de la comunidad autónoma”.

SANIDAD

Otra de las grandes cuestiones sobre las que ha girado el debate en este bloque ha sido la de la situación de la sanidad pública, sobre la que tanto el candidato socialista como las representantes de Por Andalucía y Adelante Andalucía han lanzado reproches a Moreno por su gestión al frente de la Junta.

Así, Espadas ha citado casos concretos de personas que evidenciarían los “problemas de los andaluces con la sanidad pública”, como el de “una persona con problema de corazón” a quien “le dan cita para 16 meses”, y ha denunciado que Andalucía se sitúa “penúltima” entre las comunidades en “gasto sanitario por habitante y última en camas” de hospital.

Moreno se ha defendido asumiendo que “hay problemas en la sanidad y educación”, pero respondiendo que el Gobierno de PP y Cs recibió una “pésima herencia socialista”, y al respecto ha recordado las “multitudinarias manifestaciones por la sanidad pública, con 40.000 personas en la calle”, celebradas durante la anterior etapa socialista de Susana Díaz como presidenta de la Junta.

El candidato del PP-A ha defendido que su Gobierno ha realizado un “esfuerzo encomiable en materia de sanidad y educación”, porque “nunca se había invertido tanto en salud, educación y políticas sociales”. Además, ha destacado que la plantilla del Servicio Andaluz de Salud se ha incrementado en “30.000 profesionales” respecto al final de la etapa socialista.

Como réplica a las inversiones que ha reivindicado Moreno, el candidato socialista, Juan Espadas, le ha apostillado subrayando que eran gracias a las partidas transferidas por el Gobierno central durante el mandato.

El presidente del PP-A ha replicado al líder socialista que su “mantra” acerca de los problemas en los servicios públicos “ya no se lo creen” los ciudadanos, le ha pedido “rigor” y ha presumido de que su Gobierno ha hecho “en tres años y medio más que en la última década”, una afirmación tras la que Espadas le ha acusado de haber “perdido los papeles”.

Juan Marín, también ha defendido la gestión del Gobierno andaluz del que ha sido vicepresidente y se ha centrado en reivindicar especialmente los resultados de la gestión de las consejerías de Cs en la Junta, como la de Educación, de la que ha resaltado el “récord de inversión” realizado, destinando a esa materia “más del 5% del PIB” andaluz, o el acuerdo para la equiparación salarial de los docentes con la media nacional, y la de Igualdad, reduciendo las “listas de espera en dependencia al 50%”.

Frente a ello, la candidata de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, ha señalado a Moreno que “sabe que no ha hecho las cosas bien” en sanidad, porque se han llevado a cabo “políticas fracasadas que han optado por hacer negocio con la salud, la protección social”, y le ha afeado el “despido de 8.000 sanitarios”.