Quantcast

Qué es una webgrafía

Es posible que no hayas escuchado esta palabra, pero sí que habrás escuchado el término bibliografía, y posiblemente sepas que es algo que normalmente aparece al final de un trabajo o de una monografía, o de un trabajo literario, y que se usa para colocar las referencias a las obras literarias de otros que han sido empleadas para elaborar ese trabajo o esa nueva obra.

Por otra parte, también es una herramienta que te va a permitir buscar las fuentes de las cuáles el autor se ha nutrido o ha investigado para realizar su trabajo, pero como estamos en la era de la informática y en la que internet juega un papel fundamental, ha nacido la webgrafía.

¿Qué es la webgrafía?

¿Qué es la webgrafía?

Es, ni más ni menos, que un listado de páginas web o de sitios web en las que es posible conseguir información que se encuentre vinculada a un asunto concreto. Es decir, que funciona como una especie de directorio concreto de recursos web y son nombrados por la dirección electrónica que tienen, que suele ser un enlace, un link o una URL, que indican en donde está guardado en Internet un determinado recurso.

¿Qué es una URL?

Son las siglas de una expresión en inglés, que es Uniform Resource Locator o localizador uniforme de recursos. Este acrónimo es una combinación de los caracteres en secuencia que se deben escribir en un motor de búsqueda por internet, que nos permitirá encontrar el recurso que estamos buscando.

¿Cómo se hace una webgrafía?

Una webgrafía o URL se compone de tres secciones. En la primera nos vamos a encontrar con el protocolo de seguridad, también llamado https, por el cual se nos permitirá realizar una búsqueda. De seguidas, va a aparecer el dominio, que no es otra cosa que el servidor en el que se encuentran los daros que estamos buscando, y en la tercera, se encuentra la ruta, que es una cantidad de archivos que se deben recorrer en el interior de ese servidor, hasta encontrar los datos que estamos buscando.

¿De dónde proviene el término webgrafía?

Es un vocablo que es el resultado de la combinación de dos palabras, el término web en inglés, que se refiere a la red de los servidores que se encuentran en internet, y el sufijo proveniente del latín grafía, que significa escritura. De modo que es un vocablo análogo al término bibliografía, aunque poseen características que las hacen diferentes.

Para comenzar, la bibliografía se usa para referenciar aquellos recursos impresos que han sido utilizados para elaborar un escrito o un trabajo, tales como revistas, libros o publicaciones de índole similar.

¿Cuáles son las características de una webgrafía?

La principal característica que tiene es lo novedoso que resulta el término como la descripción de los usos de recursos de referencia en formato informático. Por esta causa, es complicado establecer una manera determinada de referenciar los rasgos que debe tener, además que, tanto como el internet, se encuentra en constante evolución.

Sin embargo, se puede usar como referencia analógica, la forma en que dejamos constancia de los recursos utilizados en una bibliografía, porque es lo que parece más idóneo, y para ello, se deben destacar las siguientes características del material utilizado

Disponibilidad y propósito

Una bibliografía se emplea para organizar de forma sistematizada todos los recursos físicos que hemos empleado para realizar un determinado escrito o trabajo. Una webgrafía posee un propósito igual, con la diferencia de que los recursos que han sido utilizados y que se desean registrar se encuentran disponibles únicamente en línea, cuya variedad es mucho más extensa que los recursos físicos de los que se disponen.

Una webgrafía puede contener no sólo trabajos en texto que se encuentran en línea, sino también toda una gran variedad de recursos disponibles cibernéticamente, entre los que se encuentran los chats interactivos, los videos y muchos otros. Esa variedad es la que permite que existan posibilidades de interactuar con aquellos contenidos que se encuentren registrados.

Un beneficio adicional, es que el contenido de una webgrafía se pueden encontrar de manera inmediata, mientras que listados en una bibliografía requieren de cierto tiempo para poder ubicar los textos referenciados.

Presentación

Presentación

Hay que recordar que la webgrafía es de creación muy reciente, por tanto, no existe todavía una manera normalizada para hacer su representación, al contrario de lo que ocurre con una bibliografía, que tiene más de una representación normalizada que es de universal aceptación.

No obstante, hay algunos modos en los que una webgrafía puede ser presentada, que se repite y puede ser observada en los trabajos o artículos que han sido subidos a la red, lo que podría ser considerado como un principio de normalización de los datos, destacándose la costumbre de ponerlas al final del artículo, de forma numerada, escribiendo solamente la dirección URL que corresponda.

Construcción

La construcción de una webgrafía no se encuentra reglamentada aún, no obstante es posible observar ciertos patrones comunes en las publicaciones que podemos encontrar en la red:

  • Construcción simple: se registra brevemente una descripción del tema y luego se coloca un enlace (URL o link) del lugar donde está guardado.
  • Construcción general: la descripción breve es sustituida por un resumen breve, que puede colocarse en uno o en varios párrafos, describiendo lo más relevante del tema tratado o colocando directamente el enlace.
  • Construcción académica: se usa en el ámbito académico o profesional, y se apoya en normativas como las normas APA, las normas MLA, o las normas de la Universidad de Harvard.

¿Cuál es la diferencia entre una bibliografía y una webgrafía?

La principal diferencia se encuentra en el tipo de recursos empleados, pues en una bibliografía se citan fuentes escritas, publicadas en físico, mientras que en una webgrafía únicamente se citan fuentes disponibles en Internet, lo que las hacen más ricas, porque no se limitan a textos subidos, sino también a herramientas audiovisuales,

La disponibilidad de los recursos citados es otra diferencia esencial, porque los que se citan en una webgrafía están disponibles de inmediato, sólo hace falta una conexión a internet, mientras que para encontrar los recursos nombrados en una bibliografía necesitan ser encontrados en una biblioteca o librería, lo que requiere no sólo hacer un desplazamiento, sino emplear una gran cantidad de tiempo en la búsqueda.

La manera en la que se representa una bibliografía se encuentra normalizada a nivel mundial, porque se siguen ciertas normas preestablecidas, mientras que la forma de representar una webgrafía todavía está construyéndose, de modo que no ha sido normalizada.