Quantcast

Qué es una guerra de guerrilas

Seguramente había escuchado esta expresión antes, pero ¿Sabías que se inventó en España y que fue en el tiempo en el que Napoleón Bonaparte intentó conquistarla península? Pues así es, y se trata de una estrategia semi-militar, que emplea grupos pequeños de combatientes, que pueden estar conformado por fuerza paramiltares, fuerzas irregulares y hasta civiles armados, y su estrategia es muy diferente a la de una guerra convencional.

¿Qué es una guerra de guerrilas?

¿Qué es una guerra de guerrilas?

Por supuesto que es una forma de hacer la guerra, pero contra un enemigo que sobrepasa a las fuerzas residentes en número, habilidades y pertrechos, por eso la estrategia que se emplea es la de la no confrontación directa de las fuerzas enemigas, sino tratar de debilitarlas utilizando acciones tácticas en ciertos sectores del campo de confrontación.

Esas tácticas no convencionales incluyen interrumpir las líneas de comunicación, saques, sabotajes de objetivos claves para el enemigo, incursiones de guerra relámpago, interrupción de las líneas de suministros, emboscadas y hasta el secuestro de personajes importantes.

¿Cuáles con las ventajas de las que se aprovecha en una guerra de guerrilas?

Podría pensarse que al tener un enemigo superior en elementos, armas y equipos no se tiene ninguna ventaja, pero no es así. En una guerra de guerrilas, la principal ventaja de los guerrilleros es que poseen un conocimiento absoluto del terreno, lo que no tiene el enemigo, además siempre van a contar con que las poblaciones locales los apoyen, lo que les facilita poder operar de manera oculta y por sorpresa, trasladarse rápidamente y reagruparse o dispersarse sin que puedan ser detectados.

La fuerza de este tipo de actividad de guerra es el hostigamiento, no persiguen conquistar terrenos, sino debilitar al enemigo, hacer que su permanencia en el campo de lucha sea dificultosa, requiera de mayores esfuerzos de los normales, y para ello lo único que se requiere es que los guerrilleros estudien sus puntos estratégicos, sus rutinas y encaminen sus esfuerzos para interrumpirlas, por ello el conocimiento del terreno resulta fundamental.

Con este tipo de tácticas es posible que una guerrilla logre que el enemigo se atomice y se disperse, logrando objetivos estratégicos que no podrían ser conseguidos por un ejército que se encuentre organizado y que opere a plena luz del día. De hecho, con relación a la guerra en Vietnam, el Secretario de Estado Henry Kissinger llegó a decir que “un ejército pierde si no gana, una guerra gana si no pierde”.

¿En qué escenarios bélicos de utiliza una guerra de guerrilas?

Se emplean en las denominadas guerras asimétricas, cuando existen grandes diferencias entre las fuerzas locales y las fuerzas enemigas, y es muy difícil neutralizar sus tácticas, debido a su facilidad de movilidad, a su posibilidad de dispersarse en grupos pequeños y como no posee un uniforme que los identifique, se mimetizan con el entorno con facilidad, en particular si los terrenos son montañosos y de difícil acceso. Se trata de una estrategia en la que Colombia tiene mucha experiencia, lamentablemente.

Una guerra de guerrillas puede actuar en ámbitos muy diferentes, por ello se habla de guerrilla urbana, cuando se utiliza en ciudades, pero también aplica para las zonas rurales, como lo hizo el Maquis francés durante la invasión alemana en la segunda guerra mundial, y en los conflictos coloniales ocurridos en África entre las fuerzas de ocupación extranjeras y las poblaciones nativas, y hasta Fidel Castro para tomar el poder en Cuba.

¿Qué es una guerra con intensidad media?

¿Qué es una guerra con intensidad media?

Hay maneras de clasificar los conflictos, dependiendo de las características del enemigo que se quiere combatir, por ello, los conflictos armados han sido calificados de la siguiente manera:

  • Conflictos de alta intensidad o guerras convencionales: en este caso el enemigo está constituido por otro ejército, que puede estar peor o mejor armado, pero tiene centros de abastecimiento, cuarteles, centros desde los cuales se imparten las órdenes y terrenos que se tienen que defender.
  • Conflictos de media intensidad o guerra de guerrillas: el enfrentamiento se lleva a cabo en contra de grupos paramilitares pequeños, poco armados, pero que son capaces de controlar los terrenos a los que el acceso es difícil y tiene el apoyo de la población y de los mandos que han sido electos de entre sus filas.
  • Conflictos de baja intensidad: se relacionan con movimientos terroristas, como la ETA, que son pequeños grupos medianamente armados que no tienen el control del territorio, y en ocasiones, reciben el apoyo de una sección de los pobladores. Normalmente sus objetivos están constituidos por las edificaciones donde se encuentran los poderes establecidos o las fueras que sostienen el orden público. Cómo su objetivo es causar terror en el enemigo, normalmente sus ataque provocan una gran cantidad de decesos entre las poblaciones civiles.

En caso de que este tipo de operaciones sean llevadas a cabo por lo que podríamos denominar tropas regulares, entonces reciben el nombre de operaciones de comando, constituidos por soldados entrenados y altamente especializados, que son capaces de realizar lo que se denominan tareas especiales en el interior del territorio enemigo. Un ejemplo de este tipo de organizaciones es el denominado Mossad de los israelíes.

¿Dónde se originó el término?

La palabra guerrillero o guerrilla comenzó a emplearse en España, en el siglo XIX, en plena invasión de los ejércitos de Napoleón. Se emplea el sufijo “illa” para denotar la desigualdad de lucha entre los irregulares locales y el ejército regular invasor constituido por soldados profesionales entrenados. Siendo uno de los más destacados líderes “El Empecinado”.

Pero si miramos mucho más atrás en la historia, descubriremos que este tipo de movimiento armado fue utilizado siglos atrás, lo que ocurre es que no se había acuñado el nombre de guerrilla para designarlo. Entre las primeras “guerrillas” podemos mencionar a los judíos que lograron conquistar Canaán, si nos atenemos a como está relatado en la Biblia, utilizando ataques sorpresa. Otro que tuvo que hacer frente a ataques guerrilleros fue Alejandro Magno, en su primera invasión a las montañas de Persia.

Otro ejemplo fue el de Aníbal, quien perdió a una parte de sus guerreros en enfrentamientos con tribus salasias, mientras estaba cruzando los Alpes. Por su parte, en la península ibérica también tenemos a nuestros ejemplos locales que se iniciaron durante la invasión romana, dirigidos por Viriato y Corocota, y más adelante, esta fue la táctica empleada por Don Pelayo contra los musulmanes en Asturias, y los vascones contra la invasión de Carlomagno en Roncesvalles.