Quantcast

Todo lo que hay que saber acerca del postoperatorio de la cirugía capilar, de la mano del Doctor Bern

A día de hoy, existen distintas técnicas y procedimientos que permiten recuperar el pelo y combatir la alopecia con buenos resultados. Una de las tendencias más marcadas dentro de los pacientes que buscan estos tratamientos es la preferencia por aquellos que admiten una pronta recuperación.

Según el Doctor Bern, especialista en cirugía capilar, la técnica FUE es la más indicada para aquellas personas que no tienen mucho tiempo para recuperarse o no desean atravesar un largo período postoperatorio como lo sería con la técnica “Tira” o “FUSS”. Para llevar adelante la intervención F.U.E, que es mínimamente invasiva, es necesario seleccionar folículos y practicar un injerto capilar en el área específica que se busca repoblar.

Con el Doctor Bern el postoperatorio no lleva más de 15 días

La técnica de injerto capilar FUE no solo provee resultados muy naturales, sino que también resulta sumamente práctica, ya que la recuperación es rápida y no lleva más de 15 días e incluso 7 días si el paciente no tiene inconvenientes con cubrir las costras para reincorporarse lo más pronto posible al trabajo o se realiza la técnica “Sin Rapar”. Una vez concluida la cirugía, el paciente puede volver a descansar a su casa o a un hotel porque no se requiere internación en ningún caso.

Al día siguiente, es necesario volver a la consulta con el cirujano para practicar una revisión del implante. Después, en un lapso de no más de 2 semanas, es posible volver a hacer ejercicio aeróbico. Al mes, ya no hay contraindicación para realizar ejercicios de fuerza u otro tipo de esfuerzos mayores. Por este motivo, esta opción de trasplante capilar es la indicada para deportistas o personas que por su profesión necesitan realizar actividad física constantemente.

La rápida recuperación es posible porque la extracción de folículos es simple e indolora. De hecho, el área de cicatrización se recupera en un período de entre 10 a 15 días. Esta técnica no requiere de suturas ni deja cicatrices visibles al usar incisiones de menos de 1 mm de diámetro. Las revisiones con el profesional médico se deben repetir al mes y después cada 3 meses durante un año. Para mayor comodidad del paciente, se pueden efectuar por videollamada.

Más beneficios de la cirugía capilar mínimamente invasiva

Otra de las ventajas de elegir la técnica FUE es que, en el caso de llevar adelante la operación con el Doctor Bern, este profesional controla todo dentro del quirófano. En otros métodos, como la técnica de tira FUSS, las enfermeras y los auxiliares deben manipular los injertos capilares durante la implantación e incluso en la extracción. Eliminar este paso supone una reducción de riesgos.

Por otra parte, estos tratamientos se pueden diseñar a medida del paciente y es posible completarlos en una sola intervención o en varias sesiones si se desea la máxima densidad posible.

De esta manera, la técnica de injerto capilar que practica el Doctor Bern es ideal para aquellos que buscan una cirugía con resultados naturales, mínimamente invasiva que no afecte la sensibilidad de ninguna zona del cuero cabelludo y permita una rápida recuperación.