Quantcast

Manuel Hernández Cerrajeros explica si las cerraduras electrónicas son realmente el futuro para proteger una vivienda

En promedio, a una persona se le puede extraviar o dañar la llave de su hogar al menos una vez en un plazo de entre 1 a 3 años. Con el auge de la smart home, los usuarios han buscado soluciones inteligentes para esta problemática.

Es así como la sustitución del cierre tradicional por las cerraduras electrónicas ha aumentado su popularidad. Esta opción representa para muchos el futuro de la seguridad residencial. 

Sin embargo, el mercado está lleno de ejemplares de estos productos y, para informarse y saber cuál se adapta mejor a ciertas necesidades, muchos usuarios prefieren acudir a expertos como Manuel Hernández Cerrajeros. Este grupo de técnicos ofrece un amplio servicio de cerrajería, donde su mayor especialidad es el asesoramiento respecto al cambio de cerraduras inteligentes de última generación.

Pros y contras de las cerraduras electrónicas

La tranquilidad y el control que ofrecen las cerraduras electrónicas son los beneficios más destacables de estos ejemplares, al ser un sistema complejo e integrar elementos electrónicos, se reduce el riesgo de ser forzada por un intruso.

Asimismo, la mayoría de las cerraduras electrónicas permiten modificar los derechos de acceso en cualquier momento. Por ejemplo, si se pierde una tarjeta de acceso, basta con eliminarla del sistema o si se requiere agregar a otra persona, se puede realizar con facilidad.

En el caso de los modelos que usan PIN, estos dígitos no se muestran en pantalla, por lo que los propietarios no corren riesgo si están acompañados por otras personas.

En contraparte, las cerraduras tecnológicas no son 100 % infalibles, hay algunas desventajas que los clientes deben considerar. Primeramente, los códigos de acceso tienen un alto nivel de incidencia en cuanto al olvido por parte del propietario. Si este no recuerda su contraseña debe contactar con la empresa de seguridad, es decir, dejar la seguridad de la vivienda a un tercero.

Por otra parte, es necesario considerar que, por el momento, no existen una gran variedad de cerraduras disponibles en el mercado, esto puede facilitar cualquier forma de hackeo.

El precio es otro factor desventajoso que tienen las cerraduras electrónicas, la instalación completa de estos sistemas varía según la marca. Los modelos pueden costar desde 200 € hasta 600 €.

Mejorar la protección de una vivienda con una cerradura

Las cerraduras electrónicas funcionan gracias a un motor que activa el mecanismo de apertura, a diferencia de las tradicionales que usan una llave, el motor de las electrónicas se activa con tarjetas digitales, por un teclado, por un control remoto inalámbrico o por un sensor biométrico.

En parámetros de seguridad, estas cerraduras se recomiendan para instalar en alquileres sin presencia, residencias de familias numerosas y segundas residencias ocupadas por varios familiares.

El equipo de Manuel Hernández Cerrajeros aconseja la instalación de una cerradura premium con escudo de seguridad integrado y una llave que no pueda ser duplicada.

Con más de 15 años de experiencia, Manuel Hernández y su equipo ofrecen un servicio profesional enfocado en aumentar la seguridad y la privacidad de las edificaciones al mayor nivel posible.