Quantcast

Cómo limpiar una plancha quemada

Estas planchando y te has dado cuenta de que la plancha no se desliza sobre la ropa como antes, que se queda un poco pegada, o simplemente te has dado cuenta de que tienes un montón de ropa por planchar y al tomar la plancha la has mirado por debajo y tiene rastros de quemado, o no está todo lo limpia que debería estar, tranquila, porque hoy te vamos a dar unos cuantos consejos para que la dejes como nueva.

¿Cómo se quema una plancha?

¿Cómo se quema una plancha?

Es más común de lo que parece, y en algún momento nos ha pasado a todos. Estamos planchando y de repente tocan el timbre o suena el teléfono y piensas que es una llamada que estabas esperando y dejas la plancha encendida, porque piensas que vas a regresar lo bastante rápido como para que no pase nada y ¡zas!, te distrajiste y la habías dejado encima de unos pantalones.

No vas a ser la primera en el planeta a la que esto le pasa ni serás la última, así que no te tortures más. Es probable que la mancha de quemado de los pantalones no salga, pero de la base de tu plancha sí, así que no las vayas a botar, porque hay varios trucos muy efectivos para dejarla funcionando como cuando la compraste.

¿Necesito comprar algún limpiador o producto especial para limpiar una plancha quemada?

Absolutamente no. Lo que vas a necesitar lo vas a encontrar en el interior de los gabinetes de su cocina o de tu baño, pues no vas a creer los distintos usos que se pueden dar a artículos que corrientemente tienes en tu casa, como el vinagre blanco, las velas o la pasta de dientes.

Y probablemente vas a quedas gratamente sorprendida por los resultados. Tanto, que puede ser que te animes a usar esos mismos productos para limpiar otra superficie que se calienta y que tiene unos rastros de quemado que no has podido sacar, como esa plancha de la cocina que ya te da vergüenza mostrar.

Primer truco

Si es algo que te acaba de pasar, desenchufa la plancha y deja que se enfríe. No dejes que los nervios te traicionen cuando veas que la plancha está humeando encima de la tabla o de una pieza de ropa. Hay que trabajar con seguridad. Una vez que la plancha esté fría, esto es lo que debes hacer:

  • Coloca a calentar en un cazo una cantidad pequeña de vinagre blanco. Recuerda que el vinagre tiene propiedades que la hacen ácido, de hecho, su nombre químico es ácido ascético, y es ideal para la limpieza y la desinfección en el hogar y con la plancha puede obrar maravillas.
  • Cuando el vinagre blanco se haya calentado, consigue una bayeta o una esponja que sea suave y que estén limpias, mójala en el vinagre caliente y comienza a frotar de manera suave. Si encuentras que hay suciedad o restos de quemado en los orificios o ranura de la plancha, entonces vas a necesitar otro tipo de utensilio, como un bastoncillo de oídos, que tiene punta de algodón, y lo vas a mojar en el mismo vinagre, introduciéndolo luego en las ranuras u orificios de la cara posterior de la plancha. Esto te va a permitir poder acceder a las áreas más difíciles.
  • Terminado el proceso, la plancha ya debería estar como nueva y preparada para que puedas seguir planchando con ella. Si ves que todavía quedan restos de quemado, es que no has hecho esta operación a conciencia y vas a tener que volver a repetirla, hasta que consigas el resultado deseado, que es una plancha reluciente.
  • Ahora enchufa la plancha para que caliente y toma un paño de algodón grueso, puede ser una toalla vieja, y vierte encima de ella unas cuantas cucharadas de sal gruesa, y cuando la plancha esté caliente, comienza a deslizarla por encima de la sal en la tela en movimientos hacia arriba y hacia debajo de manera suave para que no vayas a dañar la plancha, sigue haciendo este procedimiento hasta que las mancha de quemado se hayan esfumado y apaga la plancha. Cuando se haya enfriado, límpiala con un paño o bayeta húmeda, y listo.

Segundo Truco

Segundo Truco

A este lo vamos a llamar el truco de la vela que nunca usaste. Si, esa que tienes guardada en alguna gaveta o en la cocina. Enciende la plancha a un nivel medio y procede a frotar la plancha con la vela, extendiéndola por toda la superficie de la base de la plancha, de manera generosa, cuando hayas terminado este proceso, retirarás la cera de la vela con una bayeta suave. Si todavía quedan restos de quemadura, puedes aplicarle una reducida cantidad de vinagre directamente sobre la superficie quemada de la plancha, con el método que te indicamos antes y el trabajo estará hecho.

Tercer Truco

Aunque no lo creas, en este vamos a usar la pasta de dientes que está en el gabinete de tu cuarto de baño. Primero debes estar segura de que la plancha se encuentra desenchufada, ahora toma el tubo de dentífrico y échale un poco aun estando caliente, pero sin que te vaya a quemar, y para extenderla vas a necesitar una bayeta suave y limpia, procediendo a frotar la pasta por toda la superficie de la plancha. Cuando la plancha ya esté tibia, toma un paño limpio y seco para pulirla y poder quitarle lo que le quede de la pasta de dientes.

¿Has visto lo fácil que resulta? Sin necesidad de ser un experto en física cuántica, puedes limpiar tu plancha quemada y dejarla como nueva con estos trucos, que también puedes emplear en la limpieza de otras superficies, en particular el vinagre caliente, que no sólo es recomendado para estos menesteres, sino incluso para agregar un chorrito en el último enjuague de la lavadora, para que tu ropa quede desinfectada.

Te prometemos que la ropa no va a quedar con olor a ensalada, eso sí, que no sea ropa suave o textiles delicados, porque cuando los planches, puede ser que se te quemen.