Quantcast

Consejos para ahorrar aprovechando el «cashback»

Una opción, para poder comprar más barato, es recibir una pequeña devolución en función del importe de la compra, lo cual se conoce como “cashback”.

¿Qué es el “cashback”?

Este término inglés, que se traduce literalmente como “devolución de dinero”, es una medida que han ido adaptando diferentes empresas para ofrecer descuentos sin que ello suponga una gran pérdida, ya que la devolución en muchas ocasiones se produce en forma de un ticket descuento para futuras compras.

Otro de los formatos habituales para ofrecer este cashback son los puntos de socio, puesto que dichos puntos equivalen a una cantidad en euros… Así, tanto si vamos al supermercado, como si tenemos que ir a la gasolinera, iremos acumulando ese descuento que posteriormente podremos usar.

Para las empresas, es una forma de fidelizar al cliente, mientras que para nosotros supone un pequeño ahorro diario. Quizás un 4 o 5 por ciento de 50€ no nos parezca mucho, pero si aplicamos este descuento a todas nuestras compras y nos ponemos en un supuesto en el que hemos gastado a finales de mes 1.000€ en diferentes productos y servicios, estaremos ahorrando 50€ mensuales, lo cual supone salvar 600€ anuales.

¿Cómo ahorrar con él?

Una de las opciones más habituales es buscar páginas especializadas en encontrar webs que ofrecen devoluciones, como es el caso del cashback Igraal, un directorio en el que se pueden encontrar todo tipo de productos: desde moda, hasta electrónica, pasando por alimentación, elementos de automóviles o incluso compras para empresas…

Este tipo de webs suelen lograr un acuerdo personalizado con las empresas, para así poder ofrecer estas devoluciones en las compras e incluso promociones puntuales en las que el cashback aumenta, llegando hasta el 10 o incluso 15%.

Por otra parte, aunque una de las mayores ventajas es ahorrar en un producto que teníamos que comprar sí o sí, si realmente queremos salvar dinero a final de mes, solo podemos tener ojos para dicho producto. En ocasiones encontraremos grandes oportunidades en cosas que realmente no necesitamos, por lo que debemos tener cuidado de no caer en la trampa, precisamente pensada para que nos atraiga ese descuento.

¿Realmente merece la pena el esfuerzo?

A modo de conclusión, aunque se puede decir que la moda del “cashback” es relativamente reciente, siempre ha estado presente en nuestra sociedad. La tarjeta que nos dan en la panadería que conlleva que después de nuestra quinta compra nos regalarán la siguiente barra de pan, el 2×1 en los productos que en el fondo también se puede ver como comprar dos y que nos devuelvan el importe de uno…

Aunque de primeras es posible que tardemos un poco en encontrar las páginas que nos sirvan como referencia a la hora de hacer nuestras compras, creando la cuenta de usuario, realizando nuestra primera compra… A largo plazo, una vez nos acostumbremos, será un ahorro constante que sí vale la pena.

Cabe recordar una vez más que el ahorro se produce, tal y como hemos comentado anteriormente, si compramos únicamente lo que realmente necesitamos, sin dejarnos llevar por descuentos vistos en otros productos. Si se cumple esta condición, nuestro bolsillo lo acabará notando, a largo plazo.