Quantcast

El Mediterráneo Occidental adopta la Declaración de Valencia por la cooperación hídrica ante el cambio climático

Los países del Mediterráneo Occidental han suscrito este jueves la Declaración de Valencia por la que se comprometen a impulsar un Plan de Acción conjunta para hacer frente a las consecuencias del cambio climático sobre los recursos hídricos de la región, que ya experimentan serias alteraciones.

Así, lo ha explicado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, tras presidido el Diálogo 5+5 del Mediterráneo Occidental, quien ha recalcado: «articular respuestas coordinadas es primordial para asegurar un futuro más sostenible, seguro y resiliente y cooperar nos hace menos vulnerables».

Del mismo modo, España, Francia, Italia, Malta, Portugal, Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez han acordado poner en marcha un Programa de formación, transferencia de conocimiento y desarrollo de capacidades para identificar conjuntamente aquellas acciones, experiencias y soluciones en ámbitos como la gestión integrada de cuencas hidrográficas, desalación y reutilización o mejora de infraestructuras.

Ribera ha recordado que el informe del IPCC pone de manifiesto que la región mediterránea es uno de los entornos con mayor nivel de estrés hídrico, una situación de escasez de agua que sufren ya más de 180 millones de personas en la cuenca mediterránea.

Además, las previsiones apuntan a un incremento de la frecuencia y virulencia de los fenómenos extremos, como sequías, inundaciones o, grandes tormentas, al agravamiento de fenómenos como la desertificación y la salinización de acuíferos y suelos, y a la disminución de la escorrentía y caudales de nuestros ríos.

Estas consecuencias -ha añadido Ribera- impactarán no solo en la agricultura, sino que también afectarán negativamente a nuestra autonomía energética, al descender nuestra producción hidroeléctrica. De hecho, advierte de que España y Portugal podrán experimentar una reducción del 10% de su potencial hidroeléctrico con un aumento de 2ºC, y podría reducirse a la mitad en caso de 1,5.

Por ello, con la «Declaración de Valencia», los países de la región mediterránea también se comprometen a reforzar la seguridad hídrica mediante la aplicación de la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH) a todos los niveles para avanzar de una forma resiliente hacia la consecución de un acceso seguro al agua y al saneamiento para todos, tal y como establece el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6 de la agenda de Naciones Unidas para 2030.

Como instrumento principal de la GIRH, los Planes hidrológicos deben estar preparados para poder gestionar las grandes avenidas y sequías. Así, explica que una de las novedades incorporadas en los nuevos Planes Hidrológicos de tercer ciclo en España es «prever medidas concretas de adaptación al cambio climático para cada demarcación, en coherencia con las directrices establecidas por la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático».

COOPERAR PARA REDUCIR LA VULNERABILIDAD

Esta reunión se produce en un contexto europeo e internacional en el que «la unidad y la cooperación adquieren un especial valor». «Articular respuestas conjuntas es primordial para asegurar un futuro más sostenible, seguro y resiliente. Cooperar nos hace menos vulnerables», ha manifestado.

Así, detaca que la actividad científica y tecnológica, así como el intercambio de conocimientos entre los países, «puede dar lugar a una comprensión mucho mejor de los recursos hídricos disponibles, de las necesidades de protección del medio ambiente y de los impactos del sistema climático global sobre los recursos hídricos». «España cree firmemente en la capacitación y el intercambio de conocimientos como línea de actuación que permite superar los retos a los que se enfrentan los recursos hídricos», recalca.

Por todo ello, concluye: «hoy es más necesario que nunca seguir trabajando, desde la cooperación regional, para reforzar el desarrollo de capacidades y la transferencia de conocimientos que aseguren la seguridad hídrica y la adaptación a los impactos del cambio climático en el Mediterráneo Occidental».

RECEPCIÓN EN EL PALAU DE LA GENERALITAT

Posteriormente a la reunión, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha recibido a los jefes y jefas de las delegaciones que han participado en esta Conferencia Ministerial y les ha trasladado: «si hay un ámbito crucial» en las políticas hídricas es el de la «sostenibilidad» y los criterios medioambientales.

Asmismo, ha subrayado los lazos que unen a la Comunitat Valenciana con las regiones mediterráneas y la cultura compartida del uso responsable del agua.