Quantcast

Segundas partes nunca fueron buenas, aquí las peores

Las segundas partes nunca fueron buena, o al menos eso es lo que se suele decir -que si se dice, por algo será-. Es cierto que en algunas ocasiones el amor ha triunfado en esas segundas oportunidades, pero no es una norma general, especialmente entre los famosos. Dar a tu ex pareja una segunda oportunidad cuando eres famoso es más complicado.

A continuación vamos a demostrar que el amor de segundas no es tan bonito como parece, aunque hay veces que sí ha triunfado, que también tenemos que decirlo. Las segundas partes nunca fueron buenas y aquí vienen algunas de las peores.

David de María y Elsa Pinilla

Segundas partes nunca fueron buenas, aquí las peores

Volviendo al suelo patrio nos topamos con una relación que parecía interminable entre el cantante y compositor David de María y la actriz Elsa Pinilla. Esta relación tan duradera terminó de un día para otro, sin explicación, un suceso que extrañó muchísimo a la prensa que ambos estaban muy enamorados, es más, el cantante confesó en más de una ocasión que llevaba ‘diez años enamorado de la misma persona‘.

Pues bien, parece que un tiempo después, y con Chenoa de por medio, la pareja volvió a intentar mantener una relación, pero esta vez tampoco salió demasiado bien. David estuvo muy afectado durante mucho tiempo, pero parece que con el tiempo y con la ayuda de Laura el cantante salió a flote de nuevo.

El motivo de la ruptura entre esta pareja nunca se ha sabido. Algunos dicen que lo hicieron para promocionarse, otros que hubo terceras personas y otros que, simplemente, se acabó el amor.