Quantcast

La plantilla de la base de Morón se reúne con el ministerio de Exteriores

La plantilla de los servicios de ingeniería civil, apoyo logístico e higiene industrial de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), cuyo uso comparten España y Estados Unidos, ha celebrado una reunión en Madrid con Javier Salido Ortiz, director general para América del Norte, Europa Oriental, Asia y Pacífico del Ministerio de Exteriores; en demanda de una modificación del tratado bilateral entre ambos países que regula el funcionamiento de dicha instalación militar, para que sean incorporadas mejoras laborales para los empleados civiles.

Al encuentro han acudido además del comité de empresa, Jesús Gallego, secretario de Relaciones Internacionales de UGT; Manuel Jiménez, secretario general de FICA UGT-Andalucía, y Juan Antonio Vázquez, secretario de Política Industrial de FICA-UGT, exponiendo todos ellos la necesidad de denunciar y negociar el tratado bilateral de Defensa entre España y Estados Unidos y equiparar a la plantilla española de KBR, adjudicataria del contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África correspondiente a los servicios de ingeniería civil, apoyo logístico e higiene industrial de la base de Morón, con el personal laboral de la base aeronaval de Rota (Cádiz).

Además, la plantilla española de la base de Morón reclama garantizar «la paz social de las relaciones laborales» en KBR hasta la consecución de dicha reivindicación, valorando la «sensibilidad» mostrada por Salido Ortiz ante sus peticiones.

En noviembre de 2021, la plantilla protagonizaba una nueva concentración reclamando una actualización del tratado bilateral de defensa entre España y Estados Unidos que regula el funcionamiento de esta base. Y es que según manifestaba José Armando Rodríguez Ardila (UGT), presidente del comité de empresa, el documento «data de 1988» y ha quedado «anticuado en el ámbito laboral» al no ser el mismo abarcado por las tres enmiendas acordadas a lo largo de los años y pesar «varias reformas» de la legislación laboral española.

GARANTÍAS ANTE LAS EMPRESAS CONTRATISTAS

Así, demandaba una actualización del texto que implique «garantías jurídicas» para la plantilla de la base ante las sucesivas empresas estadounidenses encargadas del contrato de gestión de los servicios civiles de las instalaciones; impidiendo que las mismas se lucren a costa de despidos.

En paralelo, la protesta servía para reclamar que la decisión de Estados Unidos de trasladar desde esta base a Italia su contingente especial de reacción rápida en África no sea usada como «excusa» para nuevos despidos entre la plantilla española.

A tal efecto, recordemos que mediante una enmienda al convenio de cooperación entre Estados Unidos y España que regula el uso de la base de Morón, EEUU puede desplegar en estas instalaciones hasta un total de 36 aeronaves, 2.200 militares y 500 profesionales civiles; habilitando dicha enmienda al recinto como base permanente de la fuerza militar norteamericana de despliegue rápido en África.

«ESTAMOS TRANQUILOS»

Rodríguez Ardila insistía al respecto en que este traslado «no tiene por qué tener impacto» en la plantilla española de la base de Morón, razonando que si la llegada de los efectivos de la fuerza de reacción rápida en África allá por 2013 no se tradujo en la contratación de más personal civil para hacer frente a la situación, ahora «no tiene por qué haber» consecuencias negativas en materia de empleo.

En ese marco, el portavoz sindical recordaba recientemente que el incremento de la presencia estadounidense en esta base cuyos servicios civiles gestionan empresas seleccionadas por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África ha ido acompañado de una reducción paulatina del personal español adscrito a tales servicios de ingeniería civil, apoyo logístico, salud, ambulancia, higiene industrial o servicios postales.

LA PLANTILLA ESPAÑOLA

El comité de empresa de los mencionados servicios civiles, en ese sentido, lleva años denunciando insistentemente una supuesta estrategia predeterminada de sustitución del personal español por profesionales estadounidenses o directamente militares de dicho país.

No sobra recordar tampoco que KBR formaba parte de la sociedad Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), adjudicataria entre 2010 y 2015 de este mismo contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa para la base de Morón.

Y es que durante sus años de gestión de los servicios civiles de la base de Morón de la Frontera, cuya superficie corresponde al término municipal de Arahal, VBR acometió hasta tres expedientes de regulación de empleo (ERE) desprendiéndose de un total de 240 trabajadores, en su inmensa mayoría españoles, durante un periodo marcado por cierto por el crecimiento de la presencia militar estadounidense en la base.