Quantcast

El Congreso debate hoy, a propuesta de Ciudadanos, actualizar los tramos del IRPF y ajustarlos a la subida del IPC

El Pleno del Congreso debate este martes una proposición no de ley de Ciudadanos que insta al Gobierno a ajustar los tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a la subida de los precios para compensar la pérdida de poder adquisitivo con la inflación.

En la iniciativa, se recuerda que los umbrales vigentes de la escala general del IRPF no se han modificado desde el 1 de enero de 2015 y que, desde entonces, el Índice de Precios de Consumo (IPC) ha escalado un 12,8% hasta diciembre de 2021.

Esto provoca, argumentan, que muchos contribuyentes por efecto de la variación nominal de sus ingresos estén pagando por un tipo impositivo superior al que debieran, sin realmente haber aumentado su capacidad económica.

PP Y PDeCAT TAMBIÉN LO SOLICITAN EN EL CONGRESO

Además de Ciudadanos, que registró a principios de febrero la iniciativa, el PP y PDeCAT también han solicitado al Gobierno ajustar los tramos del impuesto a la inflación.

El portavoz del PDeCAT, Ferrán Bel, lo solicitó la semana pasada al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia extraordinaria por la guerra en Ucrania, mientras que el PP registró otra iniciativa para pedir la deflación de los tramos, mínimos personales y el resto de deducciones.

LA INFLACIÓN CASTIGA MÁS AL QUE MENOS TIENE

Desde Ciudadanos señalan que la inflación es un fenómeno que castiga más duramente a las personas con menos capacidad económica, al suponer en términos relativos una mayor pérdida de poder adquisitivo y llevar con más dificultad un encarecimiento de la vida.

Para la formación ‘naranja’, la falta de una deflación de los tramos de IRPF es contraria al mandato constitucional de que el sistema tributario atienda al principio de capacidad económica, pues aumenta el tipo impositivo efectivo sin que este realmente haya aumentado sus ingresos en términos reales.

Además, apuntan que mantener umbrales de renta «que no corresponden con la realidad económica» siete años después «está agravando aún más la pérdida de poder adquisitivo» que ya provoca la propia inflación, en un momento en el que, reivindican, «los poderes públicos deberían estar haciendo todo lo que estuviera en su mano para reducir su impacto«.