Quantcast

Save The Children pide «medidas y compromisos concretos contra la segregación» en el pacto educativo vasco

Save the Children ha reclamado «medidas y compromisos concretos contra la segregación escolar» en su propuesta de enmiendas que ha registrado en la Ponencia de Educación del Parlamento Vasco para el borrador de bases para el futuro del sistema educativo.

Según ha informado, la organización plantea «enmiendas necesarias para garantizar el derecho de los y las niñas a una educación inclusiva», como crear nuevos mecanismos de acceso y admisión para la escolarización «equilibrada e inclusiva» y fomentar la escolarización del alumnado vulnerable en la educación infantil de 0 a 3 años mediante modelos flexibles de apoyo a la crianza en la red de Haurreskolak, entre otras. Estas propuestas también han sido compartidas en reuniones de trabajo con los diferentes grupos políticos de la Cámara.

«Euskadi tiene retos importantes en materia de equidad, para asegurar que las desigualdades económicas, sociales y personales no condicionan las oportunidades educativas», ha señalado la responsable de Políticas de Infancia de Save the Children en Euskadi, Sara Polo.

En este sentido, ha apuntado que «el impacto del origen socioeconómico y migrante en el progreso educativo y la segregación escolar son cuestiones que han marcado el debate de la Ponencia durante los últimos meses y que la política educativa puede y debe abordar en este acuerdo mediante medidas y compromisos concretos» porque está «en juego» la cohesión social.

Según ha advertido Save The Children, Euskadi presenta el índice más alto de segregación escolar del alumnado migrante del Estado y el segundo más alto en cuanto a concentración de alumnado socioeconómicamente desfavorecido, por encima de la media de la OCDE, «y continúa empeorando desde 2012, según el informe PISA 2018».

La separación de niños y niñas en diferentes centros educativos según su situación socioeconómica constituye «una vulneración de su derecho a la educación en condiciones de igualdad y una barrera para garantizar la equidad y éxito educativos, así como la cohesión social», han apuntado desde la ONG.

Sus responsables han incidido en que los últimos datos disponibles del Departamento de Educación del Gobierno Vasco reflejan «un escenario de creciente desigualdad». «Los resultados del alumnado de origen extranjero están por debajo de la media de Euskadi en todas las competencias y en todas las ediciones de la Evaluación Diagnóstica realizadas hasta el momento, a diferencia del alumnado nativo, y empeoran, en general, a lo largo de la escolaridad», han explicado.

De este modo, ha señalado que «la diferencia en matemáticas entre alumnado de origen inmigrante y nativo es la más alta del Estado, la tercera de la OCDE y crece desde 2015».

Asimismo, ha explicado que «el informe reconoce que la distribución de centros no es uniforme y se observa una tendencia en la que los centros con mayor porcentaje de alumnado con el nivel socioeconómico más bajo tienen unos resultados inferiores». Aunque la repetición de curso en Euskadi se reduce, «se está concentrando en el alumnado más vulnerable por origen socioeconómico», ha advertido.

Para Sara Polo, «el acuerdo educativo representa una oportunidad para garantizar el derecho a la educación en igualdad de oportunidades para todos los niños y niñas en Euskadi». Para lograrlo, ha defendido que se deben recoger los objetivos estratégicos, metas e indicadores del sistema educativo vasco para los próximos 30 años en materia de excelencia, equidad e inclusión.

Además, Save The Childeren considera conveniente que el acuerdo cuente «con el máximo diálogo y consenso posible», en línea con lo señalado por el Comité de Derechos del Niño, «buscando la necesaria estabilidad de los elementos estructurales del sistema educativo vasco».

Del mismo modo, apuesta por que la nueva ley establezca «las características y compromisos de equidad educativa y lucha contra la segregación que deberán cumplir los centros para ser acogidos en el servicio vasco de Educación y financiados con recursos públicos».

NUEVO MODELO DE FINANCIACIÓN

En este sentido, propone diseñar «un nuevo modelo de financiación equitativa por fórmula para los centros de este servicio que procurará, desde el inicio, una mayor ayuda a quienes se hallen en condiciones sociales más difíciles, esto es, sin esperar a que el centro presente resultados negativos de repetición u otros».

La organización reconoce el compromiso recogido en el borrador de garantizar «la gratuidad real» eliminando las cuotas de escolarización, pero ha recordado que, para garantizarla, en cumplimiento de la normativa vigente desde 1978, «es preciso nueva regulación, control efectivo por parte de la Inspección Educativa y, en su caso, la sanción».

Entre las propuestas que Save the Children ha hecho llegar a la Comisión de Educación del Parlamento Vasco, se encuentra la de impulsar programas para revertir la segregación escolar, llevar a cabo las transformaciones necesarias para que la escuela sea «un espacio seguro, de bienestar y buen trato», y crear un Observatorio Vasco de Equidad e Inclusión integrado en el ISE-IVEI que evalúe y dé seguimiento a la equidad e inclusión del sistema educativo vasco.