Quantcast

Pacma denuncia el envenenamiento de una colonia de casi 100 gatos en Benidorm con paquetes de raticida

El Partido Animalista Pacma ha denunciado el envenenamiento de una colonia de casi 100 gatos en Benidorm (Alicante) después de que una alimentadora haya encontrado este jueves en los recipientes de los animales multitud de restos de bolsas de raticida. La formación también ha detallado que muchos animales «están desaparecidos» tras lo sucedido, por lo que ha puesto en conocimiento de la Policía Local los hechos.

En un comunicado, Pacma ha criticado al Ayuntamiento por su «total indiferencia» ante la «desprotección» de las colonias felinas municipales y ha remarcado que los hechos han sucedido «tras numerosos avisos y quejas recibidas a causa de la desprotección de estos animales por parte del consistorio».

Por todo ello, solicitará una reunión urgente con el Ayuntamiento debido al «peligro» que corren los animales al no tener los gestores de colonias «ningún apoyo administrativo». «Los animales están siendo alimentados y esterilizados, en gran parte, por los propios voluntarios que a su vez reciben multas administrativas por cuidar a los animales en la vía pública a pesar de hacerlo con perspectiva higiénica y sanitaria», ha criticado el partido.

Igualmente, la asociación protectora La Voz Animal-El Despertar de los Corazones ha lanzado un comunicado en sus redes acompañado de un vídeo descorazonador del momento en el que la cuidadora de la colonia, que estaba controlada y esterilizada, se percata de que los gatos han comido el pienso envenenado.

«Lanzamos un grito unánime para exigir a los ayuntamientos que, de una vez por todas, legalicen las colonias de los gatos de la calle, aquí en Benidorm y donde alcance este mensaje. Basta ya de matarlos, maltratarlos y verlos como basura», recoge el texto.

Pacma también se ha hecho eco de la «normalización de esta violencia contra los animales», mientras que las alimentadoras declaran que se sienten «totalmente desprotegidas al ser constantemente perseguidas por vecinos que no entienden la labor de gestión de las colonias felinas».

«Necesitamos urgentemente que se reconozca el trabajo del cuidado de estos animales que son responsabilidad de todos y consecuencia directa del abandono y la dejadez de los propios vecinos. Esto nos cuesta tiempo, dinero y salud, y a los animales les cuesta la vida. Vienen al mundo solo a sufrir y pasar miseria; lo único que intentamos es que tengan una vida mínimamente digna», argumentan.

También añaden que «no se sabe cuántos animales han podido fallecer, ya que los recipientes con comida estaban casi totalmente consumidos y había multitud de bolsas de raticida con mordiscos a lo largo de todo el terreno».

Por todo ello, el Partido Animalista resalta la «crudeza y violencia» de la situación, ya que la persona que cometió los hechos se encargó de dejar las bolsas desperdigadas y visibles con la intención de que los cuidadores supiesen que había envenenado a los animales. «Recibimos avisos de este tipo constantemente porque hay mucha gente que desprecia a los gatos o que directamente paga sus frustraciones con ellos», ha explicado.

Por último, Pacma defiende la «necesidad» de reforzar la protección animal también a nivel municipal y refinar los métodos de identificación y captura de los maltratadores.