Quantcast

Experto explica en qué consiste la glotoplastia, la operación que permite cambiar el tono de la voz

El doctor Juan Carlos Casado, director de Clinica Dr. Casado en Marbella, ha explicado en qué consiste la glotoplastia, la operación que permite cambiar el tono de la voz, que solo es realizada por 7 cirujanos en el mundo.

A día de hoy, existen diferentes operaciones quirúrgicas de garganta para paliar los problemas de la voz, como son los pólipos o nódulos. Sin embargo, el número de intervenciones para cambiar el tono de voz (feminización y masculinización de la voz) son muy escasas. Por ejemplo, para la feminización de la voz, la más utilizada es la glotoplastia, y para la masculinización, la tiroplastia tipo III.

Un número muy limitado de fonocirujanos la practican en todo el mundo, de los cuales uno de ellos es español. Se trata del doctor Juan Carlos Casado, un especialista otorrinolaringólogo que lleva más de 15 años realizando esta intervención en Marbella.

La glotoplastia es una operación técnicamente complicada que, a su vez, no conlleva riesgos para la salud de las personas que recurren a ella, principalmente mujeres transgénero mayores de edad que quieren reducir el tono de su voz.

Con una duración de 90 minutos, se basa en realizar una reducción de la longitud de las cuerdas vocales a través de una sutura en la parte anterior de las mismas y no conlleva incisiones, ya que se realiza por vía endoscópica a través de la boca. Por este motivo, no deja cicatrices externas y solo produce leves molestias.

Los requisitos para poder ser sometido a este tipo de intervención requieren ser mayor de edad y no tener más de 50, y tener una frecuencia vocal que oscile entre los 120 y 145 hercios en el tono vocal.

Asimismo, a pesar de lo que pueda parecer, se trata de una intervención con un postoperatorio muy llevadero. Los pacientes son dados de alta en tan solo 24 horas desde la operación, y deben estar dos semanas sin hablar para que no se les caigan los puntos, observándose los primeros resultados a los 3 meses de la intervención. Después, comienza el trabajo de logopedia.

«El papel del logopeda resulta clave en esta fase de la intervención, ya que los resultados se irán obteniendo, poco a poco, durante los tres primeros meses desde la glotoplastia» asegura el doctor Casado, que hasta la fecha ha realizado más de 150 intervenciones de este tipo.

UNA INTERVENCIÓN COMPLEJA, PERO SIN RIESGOS

Debido a su gran complejidad técnica, Casado ha patentado a nivel mundial un utensilio quirúrgico llamado International Vocal Fold Suture (IVCS, por sus siglas en inglés), con el fin colocar los puntos de sutura de forma más efectiva y con menor tiempo quirúrgico.

Con una tasa de éxito y satisfacción que roza el 90 por ciento, la glotoplastia es una intervención que no conlleva grandes riesgos. «El principal miedo de las personas que se someten a una glotoplastia es que puedan perder la voz, pero eso es bastante improbable. Lo único que puede ocurrir es que al paciente no le agrade su nueva voz. Cuando esto sucede, se puede valorar una nueva operación», concluye Casado.