Quantcast

Sánchez copresidirá el debate sobre seguridad en la cumbre UE-África

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, copresidirá el debate sobre seguridad en la cumbre entre la Unión Europea y la Unión Africana de los próximos 17 y 18 de febrero en Bruselas, en el novedoso formato que quiere impulsar Europa para hacer más dinámica la cumbre.

A propuesta de Francia, que ocupa la Presidencia rotatoria de la UE, la cumbre entre líderes europeos y africanos se dividirá en bloques temáticos en los que participarán grupos de países con especial interés en la materia.

Cada uno de estos grupos contará con una copresidencia, formada por un líder europeo y otro africano. En este contexto, Sánchez arbitrará el debate sobre seguridad y paz, según ha confirmado el ministros de Exteriores, José Manuel Albares, en un mensaje en redes sociales tras reunirse con el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell.

La propia presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de viaje en Senegal ha recalcado que la Unión Europea y la Unión Africana «comparten la misma visión crear un área común de estabilidad y prosperidad» y en la cumbre las inversiones «estarán en el centro de las discusiones». «En esta Cumbre será necesario establecer los medios concretos para lograrlo», ha indicado en declaraciones junto al presidente senegalés, Macky Sall.

AGILIZAR EL DEBATE

De esta forma se busca agilizar la discusión y desechar el formato tradicional en el que se suceden largas intervenciones en una cita en la que se esperan 27 delegaciones europeas y unas 50 africanas.

La idea es poner sobre la mesa proyectos económicos, sanitarios, sociales y de seguridad concretos que puedan apoyar voluntariamente los Estados miembro de la UE, han señalado fuentes europeas.

Queda por despejar la incógnita sobre la lista de participantes, puesto que la Unión Africana tendrá que confirmar las invitaciones con las dudas sobre si países como Sudán, Mali, Burkina Faso, Chad o Guinea, donde se han producido golpes de Estado y la llegada de militares al poder tendrán una silla en la cumbre con la UE.