Quantcast

Detenidos dos individuos en Melilla por su presunta vinculación con el terrorismo yihadista

La Policía Nacional ha llevado a cabo este miércoles una operación antiterrorista en Melilla que se ha saldado con la detención de dos presuntos yihadistas en el barrio de la Cañada de Hidum.

Según ha informado un portavoz de la Delegación del Gobierno en Melilla, la actuación desarrollada en este barrio del extrarradio de la ciudad española de norte de África ha sido realizada por la Jefatura Superior de Policía de Melilla, «dirigida y coordinada por la Comisaría General de Información», en la que se ha procedido a la «detención de dos personas vinculadas, presuntamente, al terrorismo yihadista».

La intervención ha comenzado a primera hora de la mañana con un amplio despliegue policial, en la que se incluían agentes llegados desde la Península especializados en terrorismo, en uno de los barrios más populosos de la ciudad, donde su práctica totalidad son de origen musulmán.

Tras la entrada y registro de sendos domicilios en los que residen ambos arrestados, los dos individuos fueron llevados esposados y con las cabezas cubiertas a la sede de la Jefatura Superior de Policía antes de ser trasladados al aeropuerto de Melilla, donde fueron evacuados a Madrid en un avión de la Policía Nacional para su puesta a disposición judicial.

La operación antiterrorista continúa abierta, motivo por el que los portavoces oficiales no han podido facilitar datos de los dos detenidos, como edad y nacionalidad, ni tampoco los motivos que les achacan para señalar su supuesta vinculación con el terrorismo islamista.

La última intervención contra el yihadismo en Melilla tuvo lugar en marzo de 2021 cuando el Servicio de Información de la Guardia Civil detuvo a un individuo de nacionalidad española natural de Melilla, igualmente el barrio de la Cañada de Hidium, al que en su domicilio hallaron numeroso material y efectos, sobre todo de tipo informático, que reflejaban «la alta impregnación que han logrado los órganos de propaganda oficiales de Daesh en las redes sociales, en un intento de contrarrestar las pérdidas humanas y de territorio que le han sido infligidas en zona de conflicto».

Esta actuación se inició un año antes, cuando este individuo cumplía condena en el Centro Penitenciario «Sevilla II» de Morón de la Frontera (Sevilla) por varios delitos comunes, algunos de ellos comprendiendo el uso de la violencia.

De este modo, descubrieron que el interno consumía gran cantidad de material audiovisual, cuya autoría y difusión es utilizada como herramienta de captación y reclutamiento por organizaciones terroristas yihadistas, y que paulatinamente le estaba situando en postulados más radicales. El presunto yihadista, tras su detención en Melilla, fue ingresado de nuevo en prisión por orden del Juzgado Central de Instrucción número 2.