Quantcast

Mañueco apuesta por «mejorar el diálogo» de cara al futuro para conseguir el pacto por la sanidad en Castilla y León

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha apostado por «mejorar el diálogo» de cara al futuro en el ámbito sanitario para conseguir el pacto por la sanidad que la comunidad «necesita» y que, ha reconocido, debería «ser nacional».

Ante la celebración este domingo, 13 de febrero, de las elecciones en Castilla y León, el candidato ‘popular’ ha defendido su proyecto de moderación y su apuesta por el diálogo, que ha ejemplificado en los acuerdos alcanzados durante la pandemia en el ámbito del diálogo social.

Fernández Mañueco ha subrayado que se logró «el mayor número de acuerdo en el menor tiempo posible y en las peores circunstancias», tras lo que ha recalcado que de cara al futuro «si algo hay mejorar es el diálogo».

Dicho pacto pasa, en opinión del candidato, por hablar con las plataformas sanitarias, colectivos de pacientes, organizaciones profesionales y sindicatos, así como con ayuntamientos y diputaciones.

El actual jefe del Ejecutivo autonómico ha realizado estas declaraciones en Aranda de Duero (Burgos) donde ha clausurado este martes un encuentro con consejeros de Sanidad de distintas comunidades gobernadas por el PP y en el que ha participado también la vicesecretaria de Política Social del partido, Ana Pastor, y donde los titulares de estas carteras han abogado por una sanidad conectada que mantenga al paciente «en el centro del sistema».

Mañueco ha recordado su compromiso de «blindar por ley» la apertura de los centros de salud rurales y ha advertido de que, a pesar de su apuesta por la moderación, actúa «con firmeza» para defender aquello en lo que cree, algo que ha ejemplificado en la convocatoria de elecciones ante la «deslealtad» de su socio de Gobierno y para lo que incluso puso «en riesgo» su situación política.

Asimismo, ha prometido que una vez se forme Gobierno tras los comicios y con Alejandro Vázquez de nuevo como consejero de Sanidad, uno de sus primeros encargos será elaborar un Plan de Infraestructuras en el Sistema Sanitario de Castilla y León que contemple «un calendario cierto» que se vaya «cumpliendo» y que incluya proyectos como el nuevo hospital de Aranda de Duero.

DÉFICIT DE PROFESIONALES

Fernández Mañueco también ha prometido aplazar la jubilación de los profesionales sanitarios hasta los 70 años, siempre con carácter voluntario, para paliar el déficit de plantillas, al tiempo que ha reclamado al Gobierno de España la convocatoria de más plazas MIR y la homologación de médicos extracomunitarios, así como un equilibrio de condiciones laborales entre todas las autonomías para evitar la competencia a la hora de la contratación.

El candidato ha recordado el plan de choque contra las listas de espera en las que ya trabaja el consejero, con un máximo de 30 días para intervenciones quirúrgicas de prioridad 1 y de 90 para prioridad 2, así como 30 para las pruebas diagnósticas y 45 para la primera consulta con el especialista.

El candidato ‘popular’ ha presumido de la «gestión eficaz» de los servicios públicos que hace el PP donde gobierna y ha justificado el acto de este martes para «rodearse» de «buenos gestores sanitarios» mientras su oponente socialista, Luis Tudanca, «se trae» a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien participó en un acto electoral el lunes en Miranda de Ebro (Burgos), y a la que ha acusado de ser responsable de una política fiscal que «ataca claramente a los bolsillos de los ciudadanos».

En el acto, Ana Pastor ha agradecido la labor de los consejeros ‘populares’ durante la pandemia y ha alabado a Fernández Mañueco por su intención de garantizar por ley la apertura de los consultorios locales del medio rural. «Sólo por eso te votaría aunque no fuera del PP», ha defendido Pastor, quien ha criticado la «prepotencia» mostrada en este tiempo por el Gobierno de España, guante que ha recogido el candidato para asegurar que «todas las comunidades autónomas sin excepción» han hecho «más por España» durante la pandemia que el presidente, Pedro Sánchez.

En su intervención, el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Alejandro Vázquez, se ha remontado –desde su experiencia parlamentaria y profesional antes de asumir su actual cargo– a febrero y marzo de 2020 en los que «se negaba la realidad» a pesar de las «evidencias» que llegaban de los países vecinos y que dejaron a las comunidades autónomas «en una situación de indefensión».

También ha acusado al Gobierno de España de «jugar con la pandemia» como una «herramienta política», algo que ha ejemplificada en la reciente regulación sobre el uso de mascarilla en exteriores.

Vázquez ha subrayado la importancia de contar con profesionales «polivalentes» para afrontar situaciones excepcionales, así como con disponer de infraestructuras para las «avalanchas» de enfermos que éstas conllevan, al tiempo que ha abogado por usar las nuevas tecnologías como «apoyo» y no «sustitución» de la atención personal al paciente.

CRÍTICAS AL GOBIERNO

Por su parte, su homólogo madrileño, Enrique Ruiz Escudero, ha cargado contra la «incapacidad» del Gobierno durante la gestión de la COVID, pues «siempre ha ido por detrás» frente al virus, y ha criticado el «cuestionamiento constante» por parte del Ejecutivo central de «todas las decisiones» que adoptaba el Gobierno madrileño.

El consejero ha reclamado una ley de pandemias para futuras crisis y ha constatado que la llegada del coronavirus «desenmascaró» las carencias que tenía el sistema y que hasta ese momento no se habían manifestado.

La salud mental es, a juicio de Ruiz Escudero, uno de los retos que deberá afrontar la sanidad en el futuro, algo con lo que ve un «compromiso» de las autonomías que no encuentra, según ha criticado, en el Gobierno de España.

El conselleiro de Galicia, Julio García Comesaña, ha reconocido que las mayores dificultades que se encontró a la hora de afrontar la pandemia fue la «falta de coordinación» a nivel nacional y ha lamentado que el Ministerio de Sanidad «dimitiera» de sus responsabilidades.

Asimismo, ha abogado por reformar la Atención Primaria como «eje vertebrador» que module los movimientos dentro del sistema sanitario, una reforma que pasa por la formación que reciben los MIR y reformulando el papel de los administrativos o la enfermería, al tiempo que ha defendido la importancia de avanzar en la coordinación con la atención hospitalaria y la parte sociosanitaria. También ha apostado por «formar más especialistas» para hacer frente a la carencia de profesionales y por hacerlo «cuanto antes».

Por último, el titular de Sanidad de Andalucía, Jesús Aguirre ha recordado la crisis de la listeria que hubo de afrontar antes de la pandemia y ha llamado a «estar preparados» para aquello que esté por venir, tras lo que ha enfatizado la necesidad de apostar por la salud mental y la digitalización del sistema.

Asimismo, ha avanzado la necesidad de trabajar por unidades de gestión «interprovinciales» para paliar el déficit de profesionales que la sanidad pública habrá de padecer en los próximos años hasta que se culmine la formación de nuevos sanitarios. «Imaginación al poder y medidas drásticas, no podemos estar con paños calientes», ha sentenciado Aguirre.