Quantcast

La comunidad educativa aplaude los beneficios sociales de la retirada de la mascarilla en recreos pero pide «cautela»

La comunidad educativa ha recibido la eliminación del uso de mascarillas en los recreos y patios de colegio con «respeto» a las decisiones de las autoridades sanitarias y poniendo en valor los beneficios «sociales» de este «paso hacia la normalidad», pero también ha demandado «cautela».

Así lo han manifestado, familias, sindicatos de enseñanza, centros educativos y estudiantes, ante el acuerdo del Consejo de Ministros para retirar desde el jueves la obligación de mascarillas en exteriores, incluidos los recreos, siempre que se pueda respetar la distancia de seguridad y no haya aglomeraciones.

«Todo lo que sea volver a la normalidad para los niños nos parece bien, y en este caso que el contagio es menor en espacios abiertos», ha apuntado la presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA), Begoña Ladrón de Guevara.

Asimismo, ha apuntado que este «paso hacia la normalidad» tendrá como «principal beneficio» que los alumnos puedan «verse las caras, verse las sonrisas» y, «poco a poco», «retomar el contacto» y recuperar las «relaciones».

La postura es distinta desde Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (CONCAPA), que cuestiona si la eliminación de las mascarillas va a garantizar que los centros sean «espacios seguros».

«Si se garantiza, perfecto, pero hay que estar seguros», ha apostillado el presidente, Pedro Caballero, quien ha advertido de que «estando la situación como esta» cree que la medida no ayudará a evitar contagios. «La seguridad de los niños y toda la comunidad educativa está en juego», ha aseverado.

En este sentido, ha demandado a las autoridades que «de una vez por todas» tomen medidas «claras y viables» que «no cambien cada semana».

Por parte de los centros, la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE), ha señalado que respetarán los protocolos cuando el marco normativo «esté claro», pero ha reconocido que «si piden garantizar la distancia de seguridad en los recreos», deberán «seguir con las mascarillas en exteriores».

RESPETO A LAS DECISIONES

Por otro lado, los sindicatos de enseñanza han defendido la medida tomada por las autoridades sanitarias y han señalado a los beneficios de la retirada de mascarillas en los patios, como «recuperar los contactos» y «gozar de mayor libertad», como ha indicado el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García.

Sin embargo, ha llamado a estar pendientes de si los beneficios «son más grandes que los hipotéticos perjuicios», al tiempo que ha reclamado más recursos en los centros, que se han visto sin ellos «a la vuelta de las vacaciones de Navidad».

La responsible de Educación de UGT, Maribel Loranca, ha manifestado también su «respeto» a las medidas tomadas por los expertos sanitarios y ha calificado como «razonable» que se retiren las mascarillas en los patios si hace lo mismo en los espacios exteriores en general.

«Es una medida que atiende un poco a la normalización, por lo menos en algunos momentos de la actividad docente, y es en algunos casos beneficiosa para el alumnado, sobre todo para los que tienen dificultades o los más pequeños», ha defendido, para añadir que la retirada de mascarillas ayudará en los procesos de «socialización».

El presidente de ANPE-Sindicato Independiente, Francisco Venzalá,ha mostrado su respeto a la decisión, pero ha pedido «cautela» en este paso, sobre todo «teniendo en cuenta que en las entradas, salidas y recreos se producen aglomeraciones o situaciones donde es difícil mantener la distancia de seguridad».

Igualmente, ha llamado a «reflexionar» sobre esta relajación considerando que los niños de entre cinco y once años no disponen de la pauta completa. «Son los que más suelen jugar y por edad respetaran menos esas distancias», ha avisado

Por su parte, los estudiantes han afirmado sentirse un poco «perdidos» con esta nueva medida, que respetan por el planteamiento sanitario y en coherencia con la retirada de las mascarillas en todos los espacios exteriores, según ha expresado la presidenta de CANAE, Andrea Henry.

«En algún momento se tenía que quitar, pero ahora estamos a la espera de cómo evolucionara, si sigue con normalidad o aumentan los contagios», ha precisado, no obstante.

Lo que sí ha asegurado Henry, es que la eliminación de las mascarillas en los recreos ayudará a las relaciones sociales de los estudiantes, que ya se han acostumbrado a esta protección pero que necesitan pasos hacia la normalidad, sobre todo aquellos con «dificultades de comunicación».