Quantcast

Hispania Nostra recoge la Medalla de Honor de la Academia de Bellas Artes

La presidenta de Hispania Nostra, Araceli Pereda, ha recibido la Medalla de Honor de la Academia de Bellas Artes del año 2021 de manos de la Reina Letizia, con una reclamación para «luchar con el despoblamiento», ya que «gran parte de los bienes culturales se encuentran en zonas rurales o no urbanas y están sufriendo deterioro a causa del abandono».

«Este abandono parece imparable si no se toman con urgencia medidas para revertir el proceso», ha señalado Pereda durante su discurso en el acto de entrega en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, acompañada de la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, y el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta.

«Hay que desplegar nuevos circuitos de turismo patrimonial como herramienta de lucha contra el despoblamiento, favoreciendo un desarrollo socio-económico sostenible y respetuoso con el medio ambiente, que cuente con la contribución público privada», ha pedido la presidenta de Hispania Nostra, recordando que la ciudadanía «está llamada a jugar progresivamente un papel más activo» en la protección del patrimonio.

Pereda ha resaltado que desde la entrada en vigor de la Ley de Patrimonio de 1985 se han incoado más de 15.000 expedientes para la declaración de BIC. Asimismo, España es uno de los países del mundo con más sitios inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, con un total de 49 lugares, situándonse por detrás de Italia, (58), y China (55) y a la par con Francia. Además, España es el país de Europa con un mayor número de bienes declarados Patrimonio Cultural Inmaterial, 18.

«Nos guía la convicción de que, aunque las instituciones públicas contaran con recursos económicos y humanos suficientes, sería muy difícil proteger nuestra herencia cultural si no hubiera personas que consideren la conservación de sus valores, ya sean históricos, artísticos, sociales y de uso, económicos o identitarios, como una vital necesidad», ha defendido.

En cualquier caso, ha alertado que esta participación civil «nunca sustituirá ni asumirá las responsabilidades que corresponden a las instituciones responsables de su conservación, a pesar de ser herramientas imprescindibles». «Subrayo la necesidad de colaboración, no de sustitución, porque se trata de un compromiso mutuo de cooperación público-privada«, ha concluido.