Quantcast

Vox ve «próxima» su entrada en Gobiernos aunque cree que el PP es «ingrato»

Vox cree que su entrada en algún Gobierno está «próxima» después de un ciclo de presencia en las instituciones y de pactos con el Partido Popular para facilitar la gobernabilidad en determinados lugares, aunque considera que la formación de Pablo Casado está siendo «ingrata» con estos apoyos y tiene «tendencia» a incumplir los acuerdos firmados.

«Es bueno que el PP vaya entendiendo que los pactos están para cumplirse, algo que hasta ahora parece que han pasado por alto», reivindica el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros.

Según recuerda, los ‘populares’ ya han sufrido las «consecuencias» de estos «incumplimientos» en el Ayuntamiento de Madrid o en Andalucía, donde la Junta de PP y Cs no ha contado con el apoyo de Vox para aprobar sus últimos Presupuestos, y avisa de que será igual en todos aquellos lugares donde no se respete lo firmado en los acuerdos de investidura.

Espinosa de los Monteros lanza esta advertencia antes de las elecciones en Castilla y León y con la «seguridad» de que los comicios andaluces tendrán lugar también este año, sin descartar la posibilidad de que se puedan adelantar comicios en otros sitios como la Comunidad Valenciana o incluso las elecciones generales.

NO ADELANTA DÓNDE ENTRARÁ A GOBERNAR

En este sentido, asegura que su expectativa es obtener un resultado «muy bueno» en todas estas citas electorales y cree que así lo demuestran sus cifras de afiliación y la «multitudinaria» asistencia a sus actos, más allá de lo que digan las encuestas.

A su juicio, esto hace que la presencia de Vox en algún Gobierno esté «próxima», aunque no se atreve a vaticinar cuándo ni dónde será exactamente. «Hay muchos escenarios en los que se pueden dar combinaciones muy distintas y aventurarse es un poco precipitado –ha asumido–. Pero creo que la llegada de Vox a los Ejecutivos y al Ejecutivo de la Nación está próxima y será muy buena noticia para los españoles».

De hecho, deja claro que su objetivo es «gobernar en cuantos más sitios mejor» y «pasar de un plano teórico al práctico», aunque dependerá el apoyo que obtengan de los ciudadanos en las urnas. «Cuando nos den el apoyo necesario y suficiente para gobernar se notará mucha diferencia», avisa, garantizando que Vox ha llegado a la política «sin complejos» para poner en marcha las cosas que defiende, a diferencia de otros partidos que «a veces prometen y dicen cosas que no hacen».

CS FUERA EN CyL, IGUAL QUE UCD, CDS O UPyD

El primer escenario en el que podría darse esta posibilidad es Castilla y León, aunque Espinosa de los Monteros evita hablar de pactos hasta conocer el resultado electoral. Sin embargo confía en obtener un resultado «muy bueno» tras un arranque de campaña «espectacular». Y excluye de la aritmética a Ciudadanos: «No contamos con que entre UCD, ni CDS ni UPyD ni ningún otro partido del pasado», ironiza.

En cuanto a Andalucía, cree que «claramente» las elecciones van a celebrarse en 2022 después de que el presidente Juan Manuel Moreno haya revelado que, en su opinión, «le empiezan a temblar las piernas» amenazando con un adelanto de los comicios si hay una «pinza» de PSOE y Vox en el Parlamento.

El portavoz parlamentario de Vox explica que «no hay bloqueo» y su partido ha apoyado todas las iniciativas que le parecían «de sentido común», además de los presupuestos de los últimos tres años, pero no dará sus votos a asuntos que no cumplan con los acuerdos firmados. «Eso es un partido coherente y con sentido común, que no se entrega a los postulados de la izquierda, como hace Moreno, que no tiene miedo, como Moreno, y que tiene las convicciones claras y las pone en práctica», resume.

Además, apunta que las encuestas marcan una tendencia al alza de Vox «muy potente» y por eso Moreno tiene «un poco de miedo» y busca «una manera de victimizarse». Y eso sin que Vox haya designado aún su candidato siguiendo su estrategia de no hacerlo hasta la convocatoria formal de las elecciones.

Aunque todas las quinielas apuntan a su diputada Macarena Olona como ‘número uno’ a la Junta de Andalucía, Espinosa de los Monteros señala que ella sería una opción «extraordinaria» pero el partido tiene también otros posibles candidatos.

VOX, MARCA DE CONFIANZA

Según explica, Vox es «una marca que transmite una enorme confianza» en su defensa de asuntos «más importantes que la ideología», entre los que señala la seguridad y que cree que están atrayendo a muchos votantes de otros partidos.

Mientras, lamenta que el Partido Popular tenga «distintas voces» en cada una de las comunidades autónomas y otra más en su sede de la calle Génova. Y pone ejemplos como la defensa del castellano, acuerdos con Podemos o Más Madrid o su defensa del campo a la vez que apoyan la Agenda 2030 de Naciones Unidas. «Eso nos produce una cierta inseguridad acerca de cuáles son las cosas que realmente defiende del PP», reconoce.

A su juicio, esta situación es consecuencia, en parte, del sistema de los partidos tradicionales de contar con baronías territoriales, algo que no existe en Vox. «Cuando uno tiene ideas tan distintas y tan contrapuestas es lógico que (Isabel Díaz) Ayuso no se entienda con Casado, defienden modelos distintos. O que el señor (Alberto Núñez) Feijóo tenga sus diferencias con Génova», remarca.

En cualquier caso, asegura que Vox se mantiene ajeno a estos enfrentamientos internos de los ‘populares’ y tampoco está planeando cuál será la aritmética parlamentaria para la formación del próximo Gobierno de la Nación.

POSIBLE TRIÁNGULO PP-PSOE-VOX EN EL CONGRESO

Según explica, Vox no puede valorar actualmente si apoyaría o no un Ejecutivo del PP porque, en primer lugar, «no se puede asumir quién va a quedar por delante de quién». «Nosotros somos el tercer partido de España y estamos creciendo a un ritmo constante; suave, moderado, pero constante», incide.

Según sus cálculos, tanto PP como PSOE tienen un suelo electoral del que no bajarán, pero Vox ya está «por encima» de esos mínimos y por tanto no asume nada en cuanto a la proporción de fuerzas tras las próximas elecciones generales.

Además, tampoco descarta que el bipartidismo decida formar una gran coalición porque «PP y PSOE son dos caras de la misma moneda» que «tienen esencialmente los mismos principios, la misma historia y una tradición».

«En absoluto descartamos la posibilidad de que en una situación en la que tengamos un triángulo PP-PSOE-Vox, de tal forma que cualquiera de esas tres sumara mayoría suficiente, la combinación final fuera PP y PSOE», reconoce.