Quantcast

Netflix decepciona con su previsión de nuevos abonados

Netflix obtuvo un beneficio neto de 5.116,2 millones de dólares (4.512 millones de euros) en 2021, lo que representa una mejora del 85,2% respecto del resultado contabilizado un año antes por la compañía estadounidense de distribución de películas y series ‘online’.

En el último trimestre de 2021, el beneficio de Netflix creció un 12% interanual, hasta 607,4 millones de dólares (536 millones de euros), aunque esta cifra supuso una caída del 58% respecto de las ganancias de la compañía entre julio y septiembre.

En el último trimestre de 2021, Netflix incrementó su base de abonados en todo el mundo en 8,29 millones, ligeramente por debajo de lo esperado, hasta alcanzar un total de 221,85 millones de usuarios de pago.

En concreto, los abonados de Netflix en Estados Unidos y Canadá aumentaron en 1,19 millones, hasta 75,22 millones; en Europa, Oriente Próximo y África subieron en 3,54 millones, hasta 74,04 millones; en Asia Pacífico los suscriptores crecieron en 2,58 millones, hasta 32,63 millones, mientras que en Latinoamérica subieron en 970.000 abonados, hasta 39,96 millones.

Los ingresos de la compañía de Los Gatos en el conjunto de 2021 aumentaron un 18,8%, hasta 29.697,8 millones de dólares (26.189 millones de euros), incluyendo un crecimiento del 16% en la facturación del cuarto trimestre, hasta 7.709,3 millones de dólares (6.798 millones de euros).

De su lado, los costes de la compañía aumentaron un 13,5% en el ejercicio, hasta 17.332 millones de dólares (15.285 millones de euros), con un total de 5.239 millones de dólares (4.620 millones de euros) en el cuarto trimestre, un 25,8% más.

De cara al primer trimestre de 2022, Netflix espera incrementar su cifra de abonados en 2,5 millones, lo que representa una fuerte desaceleración del crecimiento respecto de los 8,29 millones de nuevos abonados en el cuarto trimestre de 2021 y también en comparación con los 4 millones sumados en el primer trimestre del año pasado.

Las acciones de Netflix, que cerraron la sesión del jueves con un retroceso del 1,48% en Wall Street, sufrían un correctivo del 20% en la sesión fuera de mercado, lo que apunta al desplome del valor en la jornada del viernes.